Todavía cantamos: 40 canciones para la democracia

En el cuarentavo aniversario del fin de la dictadura cívico y militar, una selección de composiciones publicadas desde 1983 para mantener viva la memoria, la justicia y la verdad

Por R.G.M.

“Quien no te comprende/te vulnera”. Como pocos, Miguel  Abuelo le cantó con cuerpo, alma, luz y vuelo a la libertad. “Creo que todos buscamos lo mismo/no sabemos qué es ni dónde está”, supo escribir su aprendiz y compañero de banda, Andrés Calamaro, sobre “la hermana hermosa”. Y es cierto que todos la buscamos y ponderamos. Pero el presente-y sobre todo el futuro- vuelve a poner en evidencia que no solo se trata de mucho más que una palabra, sino que la libertad deber ir acompañada de otras ideas y acciones. ¿Cuánto vale la libertad sin compromiso, empatía, respeto y memoria?

 Cuarenta años atrás, Raúl Alfonsín asumía la presidencia y con ello se terminaba el proceso más nefasto de nuestra historia: la dictadura cívico-militar. En pleno terrorismo de estado, algunos artistas como Charly García habían sabido sortear con ingenio y valentía la censura y la persecución. Muchos, como tantos otros, habían debido exiliarse. El regreso de la democracia implicaría una suerte de primavera cultural, donde el rock argentino-que paradójicamente había sino “favorecido” con la guerra de Malvinas- sería la banda de sonido de aquel momento histórico. De hecho, en 1983 se editaron aproximadamente 60 nuevos discos con títulos como “Hay que salir del agujero interior” (Virus), “La dicha en movimiento” (Los Twist), “Besos y vasos” (Los Abuelos de la Nada) o “Clics modernos”.

No es la intención ni está a nuestro alcance hacer un resumen de una historia tan vasta, compleja y diversa como lo es la de la música argentina. Sí podemos mencionar que en los ´90 seria nuevamente el rock quien principalmente se exprese en canciones y recitales contra el indulto y ciertas políticas tan afines a la dictadura. La década siguiente- marcada desde lo social por el estallido del 2001 y desde lo musical por esa herida que es Cromañón, comenzaría a abrir nuevos horizontes sonoros. Si bien la escena mainstream actual es señalada como poco explícita respecto a ciertas discusiones ideológicas,  el rap de raíces tiene voces que alzan no solo la voz del egotrip sino también de la conciencia y la memoria. Un ejemplo es el featuring de Trueno con los históricos Cypress Hill, que es una de las cuarenta canciones elegidas solo como un recorte parcial y por suerte inabarcable. Es que a pesar de ciertos discursos imperantes, siempre hubo y habrá canciones masivas o entonadas en pequeños locales de la periferia para cantar por la verdad, la memoria, la justicia y –sí- la libertad.

SECCIONES