Milei recibió el impacto de la marcha universitaria y dijo que fue empujada «por una causa noble»

El mandatario publicó un extenso comunicado en la red social X donde aclaró que su gestión "en ningún momento insinuó la intención de cerrar las universidades nacionales". Ayer se había mostrado más agresivo, con memes que buscaban desprestigiar la protesta.

Un día después de la multitudinaria marcha universitaria que desbordó las calles en las inmediaciones de Plaza de Mayo y en las principales ciudades del país, el presidente Javier Milei acusó el impacto de la movilización. Ayer, durante la protesta, posteó un meme de un león bebiendo de una taza con la inscripción «lágrimas de zurdos», pero hoy en un comunicado en la red social X titulado «Causa noble, motivos oscuros» bajó el tono, aclaró que su gestión «en ningún momento insinuó la intención de cerrar las universidades nacionales» e insistió en que se trató de una marcha utilizada por «aquellos que quieren que la Argentina no cambie para defender sus privilegios».

«Ayer vimos cómo, una vez más, aquellos que pretenden seguir viviendo a expensas de los argentinos se montaron sobre una mentira para promover sus intereses», escribió el mandatario en su cuenta de X (ex Twitter). «Al margen de la discusión acerca de cuál modelo de educación superior es deseable para un país en el que seis de cada diez chicos menores de 14 años son pobres, los mismos vivos de siempre utilizaron el escudo de una causa que suena noble para defender sus intereses de casta», persistió. 

Y agregó: «En ningún momento el gobierno nacional insinuó la intención de cerrar las universidades nacionales. Lejos de eso, ya el día anterior a la manifestación de ayer estaban hechos los giros de recursos para los gastos de funcionamiento de todas las universidades nacionales. Pero como la clase política no deja pasar ninguna oportunidad para defender sus privilegios, montaron sobre una consigna justa un acto netamente político de oposición al gobierno».

Sin embargo, en ningún momento del texto reconoció que los fondos que envió como manotazo de ahogado al ver venir la masividad y diversidad de la marcha son insuficientes, tal como denunciaron los organizadores de la Marcha Federal Universitaria y los rectores de las universidades.

Vale aclarar que el 70 % que giró Milei a las universidades impacta únicamente en los gastos de funcionamiento, que representan apenas el 10 % del presupuesto de estas. El restante 90 % corresponde al pago de salarios de trabajadores docentes y nodocentes, que corren muy atrás de la inflación generada por la devaluación de diciembre y la liberalización de precios. 

Además, el mandatario volvió a su recurso de decir que va a auditar las universidades, a pesar de que las casas de estudio tienen auditorías internas y de la Auditoría General de la Nación (AGN). Los datos son públicos.

El comunicado completo de Milei

CAUSAS NOBLES. MOTIVOS OSCUROS

Ayer vimos como, una vez más, aquellos que pretenden seguir viviendo a expensas de los argentinos se montaron sobre una mentira para promover sus intereses.

Al margen de la discusión acerca de cuál modelo de educación superior es deseable para un país en el que seis de cada diez chicos menores de 14 años son pobres, los mismos vivos de siempre utilizaron el escudo de una causa que suena noble para defender sus intereses de casta.

En ningún momento el gobierno nacional insinuó la intención de cerrar las universidades nacionales. Lejos de eso, ya el día anterior a la manifestación de ayer estaban hechos los giros de recursos para los gastos de funcionamiento de todas las universidades nacionales. Pero como la clase política no deja pasar ninguna oportunidad para defender sus privilegios, montaron sobre una consigna justa un acto netamente político de oposición al gobierno.

Así es como ayer vimos las mismas caras de siempre de aquellos que quieren que la Argentina no cambie para defender sus privilegios. Massa, Cristina, Lousteau, Yacobitti, la CGT, la CTA, el radicalismo cómplice, y todos los demás actores de la clase política que se oponen a cualquier cambio porque han sido los principales beneficiarios del antiguo régimen.

No defienden la educación. Defienden sus privilegios y utilizan a la sociedad para hacerlo. Lo hicieron con Aerolíneas, lo hicieron con los jubilados cuando se robaron los fondos de las AFJP, lo hicieron con YPF, lo hacen con la obra pública. Así opera la casta. Se montan sobre una bandera justa para despojar a los argentinos.

La diferencia ahora es que la mayoría de los argentinos eligieron un Presidente para terminar con los privilegios de los políticos. No vamos a ser cómplices del negocio que algunos hacen con la universidad pública. Vamos a garantizar los fondos para el funcionamiento de las universidades y vamos a auditar cómo se utilizan esos fondos. Porque ese dinero surge del esfuerzo que hacen la mayoría de los argentinos que viven debajo de la línea de la pobreza y no puede ni debe ser utilizado para engordar los bolsillos de algunos que han hecho un negocio de la educación pública.

Lejos de doblegarnos, cada vez que todos esos dirigentes, que son la cara del fracaso argentino, se juntan detrás de una bandera, lo único que hacen es reafirmar nuestra convicción de que estamos dando las batallas para las que nos eligieron la mayoría de los argentinos.

VIVA LA LIBERTAD CARAJO…!!!


Oíd y ved, mortales…

El Sindicato Argentino de Boleros, que explota la Casa Suiza cada miércoles, estrenará en el día patrio su primera sesión audiovisual a través de su

Leer más »

SECCIONES