Intendentes en estado de alerta por el impacto de los tarifazos en sus municipios

En diálogo con Contexto, jefas y jefes comunales de conurbano detallaron cómo impactan los aumentos en los distintos sectores.

«Se acuerdan de mi charla del 27 ahí junto a la intendenta de Quilmes, Mayra, cuando expliqué que el problema no eran los subsidios de las tarifas. Que el problema eran los contratos dolarizados», comenzó diciendo Cristina Fernández de Kirchner el martes pasado para referirse a los tarifazos y cómo impacta en el comercio, pero también en los municipios.

«En las municipalidades, lo que les llegó de alumbrado público. En La Plata, en Ensenada me contaba Secco que le había llegado 100 millones de pesos. Y eso es Edelap, no es Edenor ni Edesur, es Edelap. Entonces realmente el problema estaba en eso. Y la admisión de haberlo suspendido claramente obedece a que el problema no son los subsidios».

En diálogo con Contexto, el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, explicó que «la suma de alumbrado público más otros consumos de Edenor en el mes de marzo en el municipio de Escobar era de alrededor de 80 millones, y en el mes de abril, o sea, la boleta de marzo, fue alrededor de 270 millones, o sea, más de 180 millones de diferencia entre uno y otro».

«Estos son impactos muy difíciles de soportar en las arcas municipales que a su vez se repiten en todos los estamentos de la vida de todos nuestros ciudadanos, del comercio y la industria. Eso solo luz, sin hablar gas, agua y otros servicios».

En este marco, aseguró que «la consecuencia de esto es un empobrecimiento de la vida de los ciudadanos y de la vida del arca municipal, que a su vez de ninguna manera acompaña con el incremento de tasas».

Por su parte, el jefe comunal de Bolívar, Marcos Pissano, dijo que hay una fuerte preocupación en el incremento de la energía eléctrica, que estiman aumentos por encima del 240 %: «Esto a nivel de tejido productivo, social, nos preocupa sobremanera porque claramente es una incidencia en los costos, donde estaba en séptimo, octavo lugar, hablo del comercio de barrio, del kiosco, de la pyme, del emprendedor, pasando a estar en el primer lugar de los costos».

En este marco, el intendente de Bolívar explicó que están en estado de alerta porque el distrito forma parte de la Zona Fría, «que hoy también en la ley de bases está en discusión y, de quitarse y de ser una realidad, pasaría al incremento ya dispuesto a incrementarse en un 50 % en algunos rubros o sectores o categorías aún mayor».

Para Pissano, una media de afrontar esta situación es la unidad de todos los sectores: «Así como en algún momento hubo reclamos colectivos en este sentido, creo que la unidad de las instituciones agremiadas de cada uno de los sectores, más los intendentes, tenemos que llevar el reclamo y alzar la voz».

La intendenta de Cañuelas, Marisa Fassi, manifestó que «son momentos muy difíciles». «Uno que está en contacto con los comerciantes ve el sufrimiento. Tengo el caso del negocio que tienen enfrente de la municipalidad. Les vino más de 150.000 pesos de luz, o sea que pagan más de luz que de alquiler y eso influye negativamente, no sabe si cerrar».

«Con las empresas es lo mismo, así que es muy complejo, casas de familia piden ayudas porque no llegan a pagar, para pagar la luz», continuó, y dijo que el «municipio está poniendo el pecho y tratando de seguir adelante sin ningún recurso de Nación», trabajando fuertemente con el Área de Política Social de la provincia de Buenos Aires, «viendo de qué manera ayudar con lo que se pueda, sobre todo para la luz y el gas, pero está muy difícil».

Lucas Ghi, intendente de Morón, en línea con sus pares, expresó gran preocupación por el impacto que ya se nota. «Incrementos que superan el 150, 200 %, que en muchos casos ponen en jaque la propia actividad comercial o inclusive condicionan la actividad social de instituciones comunitarias».

En este sentido, Ghi aseguró que desde la Comuna «estamos interviniendo en algunos casos para acompañar medidas judiciales, en otros casos, con un fondo que está constituido especialmente para que, en este caso, las instituciones comunitarias, clubes, sociedades de fomento, centros jubilados, bibliotecas populares, puedan afrontar esto, dentro de nuestras capacidades, obviamente, porque los números son muy significativos, lo cual no podemos dejar de denunciar lo que consideramos que es una medida muy desafortunada, que se le aplique este nivel de incremento a instituciones que no tienen capacidad de afrontarlo».

Por último, el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, aseguró trabajar en distintas áreas como en defensa del consumidor «con vecinos diariamente, en forma cotidiana, vecinos que tenían facturas de 10.000 pesos y les llegaron facturas de casi 100.000 pesos, comercios que tenían facturas de luz de 20.000 o 30.000 pesos, pequeños restaurantes y hoy les llegó de 200, 300 o hasta más de un millón de pesos».

«Además, con la preocupación nuevamente de las instituciones intermedias, clubes de barrio, por ejemplo, que a través de la unión de clubes estamos haciendo los reclamos y acompañándolos desde la defensa del consumidor a hacer reclamos, ya que es inviable la vida de las instituciones intermedias, no de Almirante Brown, de todo el conurbano, de todo el país, con las facturas y las nuevas tarifas que el Gobierno nacional está permitiendo a las empresas prestadoras».


SECCIONES