En un clima de tensión, Diputados debate la ley ómnibus

Desde las 10 de la mañana, la Cámara baja debate el megaproyecto del Ejecutivo, que aún negocia cambios para lograr su aprobación. Afuera, Bullrich activó con represión su protocolo.

Con el quorum de la oposición light, desde las 10 de la mañana la Cámara de Diputados de la nación debate la denominada ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad, con la que Javier Milei busca anotarse su primer gran triunfo. Afuera, la izquierda realiza una gran concentración que ya fue reprimida por las fuerzas de seguridad comandadas por la ministra Patricia Bullrich.

Por la mañana, La Libertad Avanza logró el quorum gracias a los acuerdos con la oposición light: el PRO, el radicalismo, Hacemos Coalición Federal e Innovación, quienes garantizaron su presencia, y con los 129 diputados se logró dar inicio a la sesión que promete ser maratónica y que podría terminar al mediodía del 1° de febrero con la cantidad de oradores anotados.

En el recinto, el diputado de LLA Gabriel Bornorini, quien encabezó el plenario de comisiones que trató el proyecto, fue el miembro informante del oficialismo, encargándose de defender el proyecto. «Esto es un shock de libertad para los argentinos. Los argentinos votaron y están pidiendo que este proyecto de ley sea aprobado. Es volver al modelo de la Constitución de 1853, donde se plantaron las bases de la libertad de los argentinos. Y este proyecto de ley lo que viene a traer a este honorable Congreso es volver a los principios de la libertad de todos los argentinos. Un Estado más chico y mucha libertad para nosotros los argentinos», sostuvo.

El peronismo, que en un principio pidió que el proyecto vuelva a comisión (pedido rechazado por el cuerpo), ratificó su rechazo de lleno al proyecto. Carlos Heller, uno de los oradores por el dictamen de minoría, denominó el proyecto como «4M», refiriéndose a Martínez de Hoz, Menem, Macri y Milei, quienes «tienen un denominador común, que es que todos propician lo mismo».

“Queda claro entonces a quién se pretende beneficiar: según estos ideales, a las grandes corporaciones. Ese es el espíritu que atraviesa a lo largo tanto del DNU como al proyecto Bases que estamos considerando”, señaló el diputado de Unión por la Patria, quien realizó un análisis de las graves consecuencias económicas del proyecto y concluyó: “Esto no se puede aprobar, por eso nuestro bloque ha decidido el rechazo total en general y en particular, porque no hay cosas rescatables, porque el contenido a lo largo y a lo ancho de todo este proyecto es contrario al interés de las y los argentinos”.

Contrario análisis hacen desde la oposición light, que se encamina a votar en general la ley ómnibus, mientras que plantea dar discusión en particular. Uno de los bloques que ya manifestó en el recinto esta decisión es la Coalición Cívica, con la palabra de Juan Manuel López, quien destacó que el proyecto es «una herramienta que el país y el Gobierno necesitan», aunque en particular manifestó su rechazo a las facultades delegadas por «un principio político».

Misma postura parecen compartir desde el radicalismo y el PRO. En el primer caso, el titular de la bancada de la UCR, Rodrigo De Loredo, que ayer señaló que está buscando «darles herramientas al Gobierno» y que su bloque vote de manera unificada, hoy defendió la normativa. “Este texto que vamos a tratar en el recinto no tiene nada que ver con el que mandó el Ejecutivo”, sostuvo, y agregó: “Lo que tratamos hoy es el resultado de un trabajo brutal, a destiempo, solidario y cooperativo de bloques como el nuestro, que tuvieron que lidiar y salir del fogoneo cruzado, de las extorsiones recíprocas, de los agravios de un lado y del otro. De esa encrucijada para construir una opción razonable, equilibrada y justa”.

“Si no toman las decisiones que atraigan inversiones sistemáticas que necesita el país y no alcanza con prórrogas ni decretos de emergencia, nunca recuperaremos el camino del desarrollo. Este Gobierno tiene las herramientas para llevar adelante el plan de gestión que el pueblo votó”, concluyó.

En lo que respecta al bloque Hacemos Coalición Federal, Miguel Ángel Pichetto había declarado lo mismo, aunque ya cuatro diputados salieron a aclarar que votarán en contra del dictamen oficial: Natalia de la Sota, Esteban Paulon, Mónica Fein y Margarita Stolbizer.

Por este bloque en el recinto habló Nicolás Massot, quien arremetió duro contra Milei y el proyecto señalando que no se puede «ajustar a jubilados, asalariados y economías regionales». En ese sentido, destacó que “Alberdi debe estar revolcándose en su tumba, porque querían subir 10 puntos el impuesto PAIS y un 15 las retenciones”. A pesar de estas críticas, afirmó que darán «voto en general» y pidió incorporar «la moratoria y el blanqueo».


SECCIONES