El Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK) ya se encuentra plenamente operativo y en condiciones de transportar 11 millones de metros cúbicos por día de gas natural desde Vaca Muerta, luego de concluir su proceso de llenado y presurización. Al completarse la carga total, el GPNK puede inyectar gas a la red troncal a través de la conexión con el NEUBA II en Salliqueló, provincia de Buenos Aires, desde donde llega a los centros de consumo.

«Con el primer tramo del Gasoducto Néstor Kirchner operando al 100%, logramos realizar en tiempo récord una obra que es clave para el desarrollo energético e industrial de la Argentina», subrayó el ministro de Economía y precandidato a presidente de Unión por la Patria, Sergio Massa.

«Estamos muy orgullosos de informar que se ha completado el llenado del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner y ya se encuentra operativo», señaló Agustín Gerez, presidente de Energía Argentina. Además, destacó que «esta obra es fundamental para nuestro país porque marca el comienzo de una nueva etapa con menos importaciones y más trabajo argentino».

El GPNK tiene una extensión de 573 kilómetros entre Tratayén y Salliqueló, atravesando las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires. «La obra se realizó en un tiempo récord de 10 meses, cuando lo usual para este tipo de emprendimientos es que demanden 24 meses», remarcó en un comunicado la empresa Energía Argentina, que planificó y ejecutó la obra.

El GPNK resulta clave para el desarrollo en materia de energía, ya que permite incrementar la producción de Vaca Muerta (segunda reserva de gas no convencional del mundo), ampliar la capacidad de transporte de gas y hacerlo llegar a los centros de consumo generando un ahorro anual de 4.200 millones de dólares en sustitución de importaciones de combustibles.