«La patria no se vende»: contundente primer paro general a Milei en rechazo al ajuste

A un mes y medio de la asunción del Presidente, una multitud se plegó a la medida de fuerza encabezada por la CGT. Fuerte mensaje en el acto central frente al Congreso y participación de múltiples figuras de la política.

Una contundente multitud que colmó el centro porteño fue la postal representativa del paro general del miércoles 24 de enero, encabezado por la CGT con apoyo de las dos CTA y la UTEP, y donde confluyeron cientos de organizaciones gremiales, sociales, políticas y estudiantiles. La manifestación -que se replicó con movilizaciones en diversos puntos del país- dejó un claro mensaje de rechazo hacia las políticas de ajuste del Gobierno y advirtió a la esfera política sobre «no traicionar a los trabajadores».

Si bien la gestión de Javier Milei en las últimas semanas intentó debilitar la convocatoria con amenazas tales como descontar el día de trabajo o a través de la ministra Patricia Bullrich y su mentado «protocolo antipiquetes», nada pudo impedir que más de un millón de personas colmaran el centro porteño para llegar al acto central frente al palacio del Congreso. Allí, pasadas las dos de la tarde, los oradores centrales fueron los cegetistas Pablo Moyano y Héctor Daer.

La CGT sintetizó el carácter de la jornada en un comunicado titulado «En Defensa de los derechos civiles, sociales y laborales de nuestra Nación», donde marcaron el posicionamiento frente a medidas como la mentada ley ómnibus, el DNU 70/2023 de desregulación económica, así como en el programa de ajuste de Milei en su conjunto.

«Que nadie los confunda no defendemos privilegios, ni prebendas, defendemos el derecho a trabajar dignamente, el derecho a una jubilación digna, el derecho a la protección social, el derecho a la salud, el derecho al desarrollo económico, el derecho a explotar nuestros recursos naturales, el derecho a manifestarnos y protestar, el derecho al desarrollo cultural y científico», expresa el documento de la central obrera.

«Ninguna crisis puede ser la oportunidad para arrasar con los derechos fundamentales de todos los argentinos», añade.

https://twitter.com/la_campora/status/1750230697199927400

Además de ciudadanía, militancia y centenares de representaciones de organizaciones del sindicalismo, la cultura, los derechos humanos, el deporte, entre la concurrencia se distinguió la presencia de funcionarios y referentes políticos que decidieron acompañar la movilización. Allí estuvieron figuras como Axel Kicillof, Máximo Kirchner, Verónica Magario, Gabriel Katopodis, Carlos Bianco, Malena Galmarini, Mayra Mendoza, Pablo Zurro, entre otros y otras.

Unos de los momentos centrales de la jornada estuvo en los discursos de Pablo Moyano y Héctor Daer. El referente de Camioneros fue terminante al referirse a la ley ómnibus y remarcar que «un peronista no puede votar» este tipo de proyectos. 

«Un peronista no puede votar este DNU que va en contra de los trabajadores y la soberanía nacional. Les pedimos a los diputados que tengan dignidad y principios y no se ofendan si les dicen algo en los medios. Les pedimos que no traicionen a los trabajadores, a la doctrina del peronismo, que es defender a los laburantes, a los que menos tienen y a los jubilados», dijo.

«Llamamos a todos los argentinos de bien a que se sumen a este frente de resistencia, porque por más protocolo, por más multas, la patria no se vende, la patria se defiende», añadió el dirigente. 

«Hoy vinieron acá la CGT, las CTA y todos los sindicatos y organizaciones obreras de nuestro país, los científicos, la cultura, el deporte, los inquilinos, los jubilados, los socialistas, los de izquierda, de la Unión Cívica y los radicales que no olvidan a Yrigoyen ni a Alfonsín», dijo a su turno Héctor Daer, y agregó: «Todos los que estamos acá, más el acompañamiento de organizaciones internacionales, como el presidente de la Confederación Sindical de las Américas, junto con los que están en las provincias, en el mundo, reclamando frente a las embajadas».


SECCIONES