Juicio Brigadas: el Ministerio Público Fiscal desarrolló su alegato

El fiscal general Gonzalo Miranda y la fiscal auxiliar Ana Oberlín continuaron con el desarrollo de su alegato con la mención de cada uno de los 605 casos de este juicio con los que volvieron a poner en evidencia el accionar represivo sistemático: partos en cautiverio y apropiación de bebés, asesinato de víctimas identificadas muchos años después, sin olvidar los numerosos casos de jóvenes obreros, trabajadoras y estudiantes que pasaron por los CCD que siguen desaparecidos.
Foto: CPM

Por Gabriela Calotti

Tras un prolongado receso estival, el Tribunal Oral Federal Nº 1 de La Plata reanudó el 14 de febrero las audiencias del juicio por los delitos de lesa humanidad perpetrados entre 1974 y 1979 en los centros clandestinos de secuestro, tortura y exterminio que funcionaron en las Brigadas de Investigaciones de la Policía bonaerense en Banfield, Quilmes y Lanús, esta última con asiento en Avellaneda. Los jueces del tribunal pisaron el acelerador: se prevé que el juicio concluya hacia fines de marzo, tras más de tres años de debate oral, público y virtual en gran medida.

En representación del Ministerio Público Fiscal, el fiscal general Gonzalo Miranda y la fiscala auxiliar Ana Oberlín continuaron durante las audiencias 130, 131 y 132, que tuvieron lugar los días 14, 20 y 22 de febrero, con la mención y breve relato de la pesadilla que padecieron obreros, maestras, médicos, niños y numerosos estudiantes secundarios, víctimas de secuestro, torturas y en muchísimos casos desaparición de víctimas que estuvieron cautivas en esos centros clandestinos. Los fiscales mencionaron a cada una de las 605 víctimas que son casos en este juicio, de las cuales el 31,2 % están desaparecidas y el 5,2 % fueron asesinadas, situación acreditada por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Fueron varios los casos de jóvenes que dieron a luz en el Hospital de Quilmes, al estar secuestradas en el llamado Pozo de Quilmes, que funcionaba a 200 metros. Esos episodios trágicos dejaron en claro la complicidad de los represores y de parte del personal de salud.

A medida que Miranda y Oberlín mencionaban cada uno de los casos que fueron expuestos por sobrevivientes y familiares durante el juicio que comenzó el 27 de octubre de 2020, en plena pandemia de covid, volvían a la memoria los relatos de sobrevivientes, familiares y compañeros de militancia. También volvieron a escucharse los nombres de quienes muchos años más tarde pudieron ser identificados por el EAAF o de aquellas y aquellos que permanecen desaparecidos.

Varios de los 12 imputados siguieron estas audiencias virtuales. Solo uno de ellos, Jorge Di Pasquale, está en la cárcel. Los otros cumplen domiciliaria.

En todos los casos, Miranda y Oberlín acompañaron cada mención con la exhibición de una ficha que contenía fotos en blanco y negro y alguna en color de las víctimas, no solo fotos carnet de sus rostros, sino también de casamiento, en familia, de las parejas con sus bebés o niños en brazos y en algún caso fotos en sus trabajos, como la conmovedora fotografía de Irma Noemí “Mimi” Tardivo con sus alumnos en la Escuela Provincial Nº 52 de Moreno. Mimí fue secuestrada el 8 de julio de 1976. Fue vista en El Infierno de Lanús entre el 8 de julio y fines de agosto de 1976. Permanece desaparecida.

Entre las cuatro audiencias que tuvieron lugar a fines de 2023 y las dos del 14, 20 y 23 de febrero, la Fiscalía mencionó los 610 casos de víctimas que pasaron por estos tres CCD, incluidos otros casos agregados que estuvieron en cautiverio en la Brigada de San Justo, según las pruebas recogidas durante la instrucción y los casos sumados en el transcurso del debate en virtud de los testimonios. Oberlín aclaró que pedirán condena por 605 casos. A continuación mencionaremos algunos de ellos.

La audiencia número 130 arrancó con la mención de los casos de Leonardo Blanco (caso 336), Néstor Blanco (337) y Ramón Escalé Tobeña (338). Tenían entre 28 y 30 años. Leonardo era obrero metalúrgico. Militaban en la JP o en el ERP, en el caso de Néstor. Ramón, que era español, trabajaba en una rotisería. Los tres hicieron casi el mismo recorrido luego de su secuestro, ocurrido en diferentes días de noviembre de 1975. Simulacros de fusilamiento y de traslado. Los hermanos Blanco estuvieron en el Pozo de Quilmes y terminaron en Devoto. Escalé Tobeña fue expulsado del país en 1977.

Como acreditaron en el juicio, hubo secuestros de grupos y en algunos casos de familias enteras, como fue el caso de Julio César Mogordoy (340), Washington Mogordoy (341), Charo Noemí Moreno (342), Blanca Becher (343), Norberto Rey (344) y Griselda Valentina Zárate (345). Militaban en el PRT-ERP. Fueron secuestrados por una patota comandada por Aníbal Gordón, integrante de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) el 4 de noviembre de 1975 en la casa de Blanca en Palermo. Sus secuestros fueron abordados en otro juicio. Estuvieron en el Pozo de Quilmes, entre otros CCD. Blanca, Norberto y Griselda ya fallecieron.

La familia Santucho fue igualmente blanco general del aparato represivo. Ofelia Maximina Ruiz Paz (346) estaba casada con Oscar Santucho, hermano de Roberto. Se había venido de Santiago del Estero para encontrarse con su esposo. Se habían instalado en Morón. El día del secuestro de toda la familia, incluidos nueve niños y adolescentes que tenían entre 9 meses y 15 años, estaban festejando el cumpleaños de Esteban Abdón (347), el hijo de un amigo de la familia. Era el 8 de diciembre de 1975. Marcela y María Ofelia, que entonces tenían 13 y 15 años de edad, declararon en este juicio.

Una decena de hombres armados irrumpió aquella tarde. Los llevaron a Protobanco y luego al Pozo de Quilmes. A los menores los pusieron en un auto separado. Los otros menores eran María Ofelia Santucho (348), María Susana Santucho (349), María Silvia Santucho (350), María Emilia Santucho (351), Ana Cristina Santucho (352), Marcela Eva Santucho (353), Gabriela Inés Santucho (354) y Mario Antonio Santucho (355).

Después de 18 horas de secuestro, el bebé pudo ser cambiado. En Quilmes estuvieron entre el 9 y el 13 de diciembre de 1975, cuando los dejaron en un hotel en el barrio de Flores, del cual pudieron ser rescatados por la organización PRT-ERP y llevados a la embajada de Cuba en Buenos Aires, donde permanecieron un año. Al cabo de ese tiempo, pudieron irse del país. En este juicio declararon Mario Antonio y Miguel.

Hilda Magdalena García (356) era chaqueña y tenía 18 años. Daba apoyo escolar en Villa Itatí, en Quilmes. Fue secuestrada el 5 de marzo de 1976. Jorge Nadal García, su compañero, había sido secuestrado el 16 de mayo de 1975 y llevado a Banfield.

Hilda fue vista por última vez en el Pozo de Quilmes. Su hijo menor, Pedro fue anotado como hijo biológico por el policía Luis Alberto Ferían y su mujer Yolanda Di Francesco con un certificado falso firmado por José Antonio Bergés, médico de la Bonaerense imputado en este juicio.

Pedro, que recuperó su identidad y declaró ante el TOF Nº 1 dijo que en el Pozo de Quilmes deberían estar expuestas las fotos de quienes participaron en esa atrocidad. «Es una necesidad reparatoria que merece la sociedad», consideró.

Mabel Amelia García (363) era maestra en Solano. Tenía dos hijos de 6 y 8 años, vivía en Bernal Oeste. Fue secuestrada a fines de julio del 76 y llevada a la Brigada de Quilmes, donde sufrió todo tipo de torturas, abusos y violaciones por parte de los guardias y del ex médico Bergés a quien describió como «cruel y sádico». Recuperó la libertad desde la cárcel de Olmos en octubre de 1977. «Se llevaron mis cosas, pero también mi vocación, mi matrimonio y a la Mabel García que tuve que armar de a pedacitos», dijo durante su declaración en este juicio.

Patricia Liliana Pozzo (364) tenía 18 años y era estudiante secundaria. Militaba desde el 73 en la JUP y luego en la UES. Fue secuestrada el 29 de julio de 1976 en su casa familiar de La Plata. También se llevaron a su hermana Julia, a su cuñado Roberto Daniel Castañet y a Álvaro Fabián Asia, amigo de la familia. Los llevaron al Pozo de Arana y luego al Pozo de Quilmes. Luego de tres meses de secuestro estuvo en la cárcel de Olmos y de Devoto. Recuperó la libertad a fines del 79 con opción de salida a Suecia.

Alfredo Oscar Fernández (365) también era estudiante secundario y tenía 18 años. Militaba en la UES junto a Patricia Pozzo, Carlos Stremi, Ricardo Arturo ‘Patulo’ Rave y Abel Luis Vigo, alias ‘Pomelo’. Iban a los barrios a hacer espectáculos de marionetas. Se juntaban en la esquina de la casa de Patulo, asesinado a los 19 años el 24 de diciembre de 1975 por la Concentración Nacionalista Universitaria (CNU, brazo universitario de la Triple A) que sembró el terror años previos al golpe cívico-militar, en particular en la ciudad de La Plata.

Alfredo fue secuestrado el 30 de julio de 1976. Vivía en 6 y 41. Primero lo llevaron a Arana y luego a Quilmes. Al cabo de 30 o 40 días fue trasladado a la Unidad 9 de La Plata, luego Caseros y lo expulsaron del país a Suecia. Aseguró que tras el asesinato de Patulo, querido y reconocido por la joven militancia platense de entonces, nunca más pudo «festejar la Navidad».

Como se ha mencionado a lo largo de este juicio, los estudiantes secundarios y universitarios no fueron el único blanco de la feroz represión. Mario Ernesto Colonna (367) tenía 27 años y trabajaba en el Frigorífico Swift. Además cursaba cuarto año de Medicina. Juan Carlos permanece desaparecido.

Pablo Santiago Genazzi (368) tenía 38 años y era albañil. No se sabe exactamente la fecha de su secuestro pero sí que estuvo cautivo en Arana, en el Pozo de Quilmes y en la Comisaría 3ª de Valentín Alsina por testimonios de sobrevivientes. Falleció sin brindar testimonio sobre lo ocurrido.

Norma Justa Rivera (374) tenía 33 años y era enfermera en el Hospital Horacio Cestino de Ensenada. Fue secuestrada en julio de 1976 al salir del hospital. Estuvo en condición de desaparecida durante su cautiverio en cuatro centros clandestinos, entre estos el Pozo de Quilmes. Luego estuvo dos años en la cárcel. Fue liberada y falleció en el año 2023.

José Abel Fucks Cuschnir (378), Graciela Beatriz Torrano (379) y Alejandro Enrique De Sio (380) tenían 18, 22 y 23 años. Estudiaban en la UNLP, Medicina, Historia y Filosofía, respectivamente. Militaban en el Grupo de Estudiantes Antiimperialistas (GEA) y en el Partido Comunista Maoísta (PCM). Fueron secuestrados entre el 2 y el 5 de septiembre de 1976. Estuvieron en cautiverio en Arana y luego Pozo de Quilmes. La última vez que fueron vistos con vida estaban en Quilmes. Permanecen desaparecidos.

Juan José Giampa (381) y Ana Rosa Rodríguez (382) tenían 31 y 27 años. Militaban en el Partido Socialista de los Trabajadores (PST). Trabajaban en la construcción y en una concesionaria. Tenían un hijo. Fueron secuestrados la noche del 30 de agosto de 1976 en su casa de la calle 71 en La Plata y llevados al Pozo de Arana y al Pozo de Quilmes. Permanecen desaparecidos.

Walter Roberto Docters (385) tenía 19 años. Militaba en el PRT. Trabajaba en la Policía bonaerense como secretario del director de la escuela de suboficiales. Fue secuestrado el 20 de septiembre de 1976 en la terminal de micros de La Plata. Estuvo secuestrado en Arana, Banfield, Quilmes y Valentín Alsina. Luego fue a las cárceles Unidad 9 de La Plata, Caseros y Devoto. Recuperó la libertad el 18 de octubre de 1983.

Santiago Servín (388) tenía 51 años, era paraguayo y militaba en el PC. Trabajaba como promotor de vinos y era director del diario La Voz de Solano. Fue secuestrado el 7 de septiembre de 1976 en su casa. Arana y Pozo de Quilmes. Santiago Servín permanece desaparecido.

Atilio Portillo Servín (389) fue secuestrado el 7 de septiembre de 1976 junto a su tío Santiago. Estuvo en Arana hasta el 23 de ese mes y fue dejado en libertad cerca de la estación de trenes de City Bell. No estuvo en el Pozo de Quilmes por lo cual se pide absolución de imputados por su caso.

Nora Alicia Ungaro (390), tenía 22 años, estudiaba Veterinaria en la UNLP y trabajaba en un comercio. Hermana de Horacio Ungaro. Fue secuestrada el 30 de septiembre de 1976 en 13 y 38. Estuvo secuestrada en Arana y en Quilmes. Fue liberada el 20 de octubre de 1976.

Ana Teresa Diego (391) tenía 22 años, militaba en la Federación Juvenil Comunista. Estudiaba Astronomía en la UNLP. Fue secuestrada el 30 de septiembre de 1976 en el Museo de Ciencias Naturales. Estuvo secuestrada en Arana y en el Pozo de Quilmes. Sus restos fueron identificados por el EAAF en mayo de 2012 en el sector 134 del cementerio municipal de Avellaneda. En 2011 el Comité de la Unión Astronómica Internacional aprobó la propuesta de la Facultad de Ciencias Astronómicas de La Plata y bautizó el asteroide 11441 con el nombre «Anadiego» en su homenaje.

María Eliana Acosta Velasco (392), tenía 33 años, chilena, estudiaba Psicología y vivía en Argentina. Tenía dos hijos. Fue secuestrada el 28 de septiembre de 1976 en City Bell. Secuestraron a su esposo y a su cuñado. Estuvo en Arana y en Quilmes, donde se la vio por última vez con vida ya que allí fue asesinada. Su cuerpo permanece desaparecido.

Manuel Coley Robles (396). Nacido en España se vino a vivir a la Argentina a los 16 años. Se casó en Tucumán y tuvo tres hijos. Apodado el Gallego y Manolo. Trabajaba en Rigolleau donde fue delegado. El 20 de marzo de 1976 fue despedido junto a otros compañeros. Fue secuestrado el 27 de octubre de 1976 en Quilmes. Estuvo en el Pozo de Quilmes entre fines de octubre de 1976 y 4 de febrero del 77. Manuel fue asesinado el 5 de febrero de 1977, según información que aportó el EAAF. Sus restos fueron exhumados del cementerio municipal de Isidro Casanova.

Alicia Lisso (397) tenía 22 años. Estaba terminando la secundaria en Quilmes, estaba en pareja y tenía dos hijas pequeñas. Militaba en el ERP. Fue secuestrada el 28 de octubre de 1976 junto a Enrique Balbuena y a Luis Monzón en su casa de Hudson, partido de Berazategui. Fue llevada a Quilmes donde estuvo hasta febrero de 1977. Sus restos fueron exhumados del Cementerio Municipal de General san Martín.

María Kubik Marcoff (399) tenía 46 años y María Cristina Lefteroff (400) tenía 20. Estudiaba abogacía en la UNLP. María fue liberada y su hija permanece desaparecida.

Norma Robert (401) tenía 25 años. Estudiaba arquitectura. En 1974 se casó con Edgardo Miguel Andreu, secuestrado el 5 de octubre de 1976 en La Plata. Norma fue secuestrada en Carhué el 15 de octubre por personas de civil armadas que se presentaron como gente de la Brigada de Investigaciones de Bahía Blanca.

Nunca más la volvieron a ver. Estuvo en el Pozo de Quilmes entre el 26 de enero y el 4 de febrero de 1977 al menos. En 2011 el EAAF identificó los restos de Norma, que tenía un impacto de bala en el cráneo.

Silvia Mabel Isabella Valenzi (402) y su hija Rosa (403). Silvia había nacido en La Plata en 1956. Estaba en pareja con Carlos López Mateos. Estaba embarazada de 4 meses. La última vez que la vieron en familia fue el 22 de diciembre de 1976. Está probado que a fines de enero de 1977 Silvia estaba en cautiverio en el Pozo de Quilmes. Se desconocen más detalles del secuestro que se produjo en su casa en La Loma. Sobrevivientes confirmaron que Horacio Justo Blanco, médico que estaba de guardia en el hospital de Quilmes, llevó adelante el parto el 2 de abril de 1977. Entre quienes la llevaron al hospital que estaba a dos cuadras del CCD estaba Jorge Antonio Bergés. Fue registrada en el libro de partos gracias a Blanco. La beba, de 7 meses, nació viva y fue llamada Rosita. Fue entregada al neonatólogo de guardia. Tras el parto Silvia fue conducida a otra habitación y a las pocas horas fue retirada «de modo brutal» por un grupo de policías. Silvia fue llevada a la Brigada de Banfield donde sufrió torturas. Allí estuvo hasta el 25 de abril. Silvia y su hija Rosita permanecen desaparecidas.

Hugo Salvador Rosello (404), Susana Capobianco (405) y Rodolfo Federico Simón (406), tenían entre 20 y 24 años. La pareja estudiaba y había militado en la JP. Rodolfo había estudiado Derecho. Los secuestraron el 27 de enero de 1977 en la casa de Hugo y Susana en Bernal. La pareja fue liberada pero Rodolfo permanece desaparecido.

Carlos Eduardo Garack (421) y Beatriz Alicia Lenain (422), tenían 27 y 25 años. Ella estaba embarazada. Ya tenían a Laura de un año y 8 meses. Fueron secuestrados el 5 de febrero de 1977 en Lanús Oeste. Dejaron a Laura con los vecinos. Los llevaron al Pozo de Quilmes. Carlos y Beatriz permanecen desaparecidos. El niño a la niña debió nacer en septiembre de 1977.

Carlos Guillermo Robles (428) y Martina Concepción Espinoza (429), tenían alrededor de 30 años. El era obrero en SIAT y mecánico en la fábrica de camionetas Bunamental. También había trabajado en Molinos Río de La Plata donde tenía actividad sindical. Martina, de nacionalidad paraguaya era ama de casa. Los secuestraron el 13 de septiembre de 1977. Iban a vender su casa por el temor represivo de Molinos. Estaban con su bebé en una escribanía en Banfield, en Alem al 1400. Permanecen desaparecidos.

Alcides Antonio Chiesa (452), tenía 29 años y estudiaba en el Instituto Nacional de Cinematografía. Trabajaba con su padre. Fue secuestrado el 15 de octubre de 1977 en la casa de sus padres con su esposa, Norma Leanza. Lo llevaron al Pozo de Quilmes. Sobrevivieron. Fallecieron en los últimos años.

Pablo Dykyj Bogdan (461). Había nacido el 7 de enero de 1947 en Chaco. Estuvo secuestrado en el Pozo de Quilmes entre el 12 de noviembre de 1977 y el 21 de febrero de 1978. Según relatos de sobrevivientes, Pablo fue secuestrado y llevado a ese CCD en pijama. Trabajaba en una metalúrgica. Permanece desaparecido.

También permanece desaparecido Juan Roberto Serrabon (473) que fue secuestrado a los 25 años el 25 de noviembre de 1977 en su casa en Carlos Casares. Era empleado administrativo en una casa de remates de hacienda. Fue llevado al Pozo de Quilmes. También se llevaron a su mujer. Supieron que Inés Ledesma había sido asesinada el mismo día del secuestro. Juan Roberto fue visto con vida hasta el 21 de febrero de 1978.

Roberto Fidel Yantorno (481), tenía 31 años. Estudiaba historia en la UNLP y trabajaba como vendedor. Fue secuestrado entre el 5 y 6 de diciembre de 1977. Fue llevado al Pozo de Quilmes. No hay precisiones sobre el tiempo que estuvo allí.

Roberto permanece desaparecido.

Raúl Alfredo Bonafini (485) tenía 24 años. Estudiaba Zoología en la UNLP y trabajaba en YPF. Militaba en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML). El 6 de diciembre de 1977 estaba con Zulema Leira en la casa de Carmen Tello. Fueron llevados al Pozo de Quilmes, donde estuvieron 2 días. Es uno de los hijos de una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, ahora fallecida, Hebe de Bonafino. Raúl estuvo secuestrado en Arana y en la Comisaría 5ª de La plata hasta el 1 de abril de 1978. Raúl continúa desaparecido.

«El grupo de los 10»: Osvaldo Acosta, Horacio Guillermo Cid de la Paz, Oscar Alfredo González, Ángel Laurenzano, Daniel Merialdo, Roberto Omar Ramírez, Mario Villani y Néstor Zurita (casos 503 a 510). Estuvieron en el Olimpo, en la entonces ESMA y también en el Pozo de Quilmes. Zurita prestó testimonio en este debate. Compartieron buena parte de su cautiverio. Fueron llevados juntos desde El Olimpo a Quilmes y luego a la ESMA. De enero a marzo de 1979.

Fueron utilizados como trabajo esclavo. Varios de ellos ya fallecieron.

Nilda Emma Eloy (527), tenía 19 años y era militante de la UES. Cursaba Medicina y era instrumentista. Vivía en 56 entre 12 y 13 con su madre y sus hermanos. Fue secuestrada la medianoche del 1 de octubre de 1976 por un grupo comandado por Etchecolatz, imputado en este juicio pero fallecido impune por los casos que se ventilaron en este debate. Nilda estuvo secuestrada en La Cacha, Pozo de Quilmes y El Infierno. Fue víctima de torturas y violencias por medios sexuales. Reconoció a uno de sus violadores reiterados como Miguel Ángel Ferreyro, imputado en este juicio pero fallecido impune sin ser juzgado. Estuvo en la cárcel de Devoto y fue liberada a principios de 1979. Falleció en noviembre de 2017 sin poder ver este juicio por el que había esperado muchos años.

Nilda Eloy tuvo una activa participación en el desarrollo de los juicios por delitos de lesa humanidad que se llevaron adelante en esta jurisdicción. Familiares de personas desaparecidas contaron que ella les brindó información esencial para conocer lo ocurrido con sus familiares.

Esteban Reimer (556) y Víctor Hugo Ventura (557) tenían 28 y 26 años respectivamente. Trabajaban en la planta de Mercedes Benz en González Catán. Eran delegados de la comisión interna de la empresa. Fueron secuestrados el 5 de enero de 1977 y estuvieron cautivos en Laferrere y en El Infierno. Permanecen desaparecidos. Al menos 20 trabajadores de esa empresa fueron víctimas de la represión y 15 están desaparecidos.

Carlos Enrique Hodl (562) tenía 25 años. Era técnico químico en la papelera Massud en Quilmes. Estuvo cautivo en El Infierno. Fue secuestrado en su casa el 3 de febrero de 1977. Lo esperaron a que volviera del trabajo a la 6 de la mañana. Carlos continúa desaparecido.

Cecilia Rotemberg Wolf (565), tenía 21 años. Fue secuestrada el 2 de enero de 1977 en su casa. Estuvo en El Infierno. Su mamá pudo recuperar a su hijito que quedó en la vivienda. Los restos de Cecilia fueron identificados en 2011 en el cementerio de General Villegas. Hasta ese momento estuvo desaparecida.

Oscar Isidro Borzi (578) fue secuestrado el 30 de abril de 1977. Oscar permanece desaparecido.

Alejandro Romuylo Iaccarino (579), Carlos (580) y Rodolfo (581) -ya fallecido-. Eran empresarios. Carlos y Rodolfo fueron secuestrados el 4 de noviembre de 1976 en Santiago del Estero. Ese mismo día a la noche fue secuestrado Alejandro en Buenos Aires. Estuvieron en la Brigada de Investigaciones de Santiago y luego ingresados al Circuito Camps, donde se encontraron con Alejandro. Estuvieron unos días en El Infierno.

Cómo continúa el juicio

El Ministerio Público Fiscal inició su alegato en noviembre de 2023 y lo reanudó el 14 de febrero pasado. En las audiencias del 20 y 22 de febrero continuó presentando cada uno de los 610 casos de este juicio, de los cuales cinco fueron absueltos. El viernes 23 de febrero, la Fiscalía se centró en las tareas de inteligencia que organizaron y desarrollaron 6 de los 12 imputados que revistaron en esos años en el Destacamento de Inteligencia militar 101 de La Plata y empezó a exponer las acusaciones contra cada uno de los imputados, en función de la documentación probatoria y sus responsabilidades en los delitos que pesan en su contra.

El martes 27 de febrero está previsto que la Fiscalía concluya su alegato. En las audiencias posteriores harán lo propio las y los abogados querellantes y las defensas de los imputados.

Desde el inicio del debate oral y público, el 27 de octubre de 2020, fallecieron impunes seis imputados.

Por esos tres CCD pasaron medio millar de víctimas tras el golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976, aunque algunas de ellas estuvieron secuestradas en la Brigada de Quilmes antes del golpe. Más de 500 testigos prestarán declaración en este juicio. El tribunal está integrado por los jueces Ricardo Basílico, que ejerce la presidencia, Esteban Rodríguez Eggers, Walter Venditti y Fernando Canero.

Las audiencias pueden seguirse por las plataformas de La Retaguardia TV o el Facebook de la Comisión Provincial por la Memoria. Más información sobre este juicio puede consultarse en el blog del Programa de Apoyo a Juicios de la UNLP.


Cinta abierta| Buendía

Por R.G.M. “Todo lo que  invento está super hecho ya/Mi mejor intento fue hecho hace tiempo por alguien más”. Desde el principio, Buendía aclara sus

Leer más »

SECCIONES