Freestyle en los Juegos Bonaerenses: el semillero de las nuevas rimas callejeras

Por Facundo Bonello

«Pero cómo voy a ser un tincho, si mi viejo es piquetero», rapea Aure en el escenario donde ayer La T y La M cantó para los 40.000 finalistas de los Juegos Bonaerenses 2023, que están transcurriendo en Mar del Plata. En el mismo escenario, en 30 minutos va a subir Dómino, quien se llama Hilario pero elige el nombre artístico. «Es como un dominó: cuando se cae la ficha, van una arriba de la otra, y es parecido a mi estilo. Me gusta que rimen todas las palabras que voy diciendo, una detrás de la otra», explica.

Hasta hace poco Dómino era Hilary, pero ese nombre cumplió un ciclo. Tiene un nuevo apodo artístico, que explica como una renovación por falta de éxito. Y es cierto, Dómino está en las finales del torneo: compitió con Luxon, de Tigre, y ganó. 

En los preliminares de los Juegos Bonaerenses participaron 455.016 personas, de los 135 municipios que componen la provincia, en más de 100 disciplinas. Para llegar a las instancias finales, los distritos se van eliminando entre sí. Posteriormente, los competidores se enfrentan en una interna entre dieciséis regiones, donde solo uno llegará a Mar del Plata.

Hilario, o Dómino, un niño delgado, cabizbajo y de mirada sosiega, es un participante sub 15 de freestyle y representa a Lobos. Hijo de un campesino y una contadora, llegó a la instancia de Mar del Plata tras ganar la etapa local. En 2017 empezó a gustarle el freestyle, gracias a un amigo que conoció en el colectivo camino a la escuela. Benicio le mostró un video del Quinto Escalón (reconocida competencia) de la batalla Trueno-Underdann vs Klan-Replik. Después, rapearon juntos sobre una instrumental.

Poco a poco lo fue atrapando, hasta que en 2021 participó en su primera competencia. «Ese año fue donde más me incorporé al rap. Fue donde más pasión y dedicación puse. Ahí explotó la obsesión», cuenta Dómino. 

El Quinto Escalón fue un evento fundado en 2012 por Alejo Acosta, mejor conocido como YSY A. Se ubicaba en Caballito, Buenos Aires, precisamente en el Parque Rivadavia. Se popularizó de tal manera que significó un gran resurgimiento en la cultura urbana argentina y permitió que se diera a conocer mucho más otro género musical. El rap es una rama del HIP HOP, que originalmente surgió en la década del setenta, en los barrios marginales de New York, en el Bronx para ser exactos, que es donde vive la comunidad negra y latina. Los mayores exponentes son 2pac (Tupac Shakur) y The Notorious B.I.G (Christopher Wallace), que en sus canciones se descargaban contando las problemáticas socioculturales que vivían. 

«I´d love too see the block in peace with no more dealers and croocked cops, the only way to stop the beast and only we can change it´s up to us to clean up the streets, it ain´t the same too many murders, too many funerals and too many tears», lanza 2pac en «Better Dayz», donde sintetiza la visión del rap como testimonio social sobre la pobreza, la injusticia y la vida en las calles. 

Hay cuatro formas de identificar al HIP HOP, que son a través del breakdance, graffitis, formas de vestirse y el rap. Esto expresa su diversidad y las luchas para la igualdad contra las opresiones. 

En Argentina comienza en la década del ochenta, pero toma un poco más de relevancia en los 2000 de la mano de Gastón Serrano (Dtoke) y el marplatense Alejandro Loccoco (Papo MC). Ambos rapeaban para ganarse la vida, pasaban la gorra en colectivos, subtes y otros lugares. La época dorada del freestyle argentino fue en 2016, con el Quinto Escalón, de donde surgieron artistas como Duki, Wos, Trueno y Paulo Londra, hoy reconocidos mundialmente.

Hilario, Dómino, vive en Zapiola, un pueblo alejado de Lobos. No suele competir mucho. Primero, porque no hay demasiadas exhibiciones, ni tantos raperos; segundo, porque al ser menor se le complica viajar para competir.

Además, estudia inglés, hace deporte y escribe canciones: trata de «escupir» en la hoja todo lo que siente y así es como salen sus temas. Su referente es el estadounidense Kendrick Lamar.

Se suele ver el lado «malo» del rap, juzgar su vocabulario y tildarlos de «vagos» o «drogadictos». A Dómino no le pasa, y sus padres le dicen que haga lo que lo hace feliz, pero que si esto le trae consecuencias, que se la «banque», porque ya es grande y es lo que eligió. Hoy estuvieron acompañándolo sus abuelos y su papá, que lo mira sentado en una piedra. Tiene muletas porque se rompió el tobillo trabajando en el campo. 

«Por lo que veo, te vino a ver tu delegación, te felicito, te vinieron a ver campeón. ¿Dónde está la gente de Ituzaingó? Mucha hinchada para poco jugador». Fran Rampazzo también compite en los Juegos Bonaerenses en la categoría sub 18. Conocido artísticamente como Rethorikal, es de Chascomús y tiene 17 años.

Rethorikal conoció el freestyle en 2020 gracias a sus amigos, que hacían batallas entre ellos. «Yo era muy malo, pero al ser un chico competitivo, esto no iba a quedar así y decidí meterme de lleno», dijo.

Quiere mejorar en el free, por eso viaja de lugar en lugar para ganar experiencias y conocer gente del ambiente. Esto le permitió participar en los Juegos Bonaerenses.

Al igual que a Dómino, sus padres lo bancan en esto del freestyle. Fernando Rampazzo es campeón mundial, panamericano y argentino de taekwondo, y subcampeón sudamericano, trabaja en Crónica TV como abogado previsional y es padre de Rethorikal. Lo muestra siempre que puede en su cuenta de Instagram. Ayuda para que el hijo crezca en su carrera; Rampazzo tiene 309.000 seguidores.

Para Fran, el chico de la voz gruesa que contrasta con su perfil de adolescente, su referente dentro de la escena argentina es Papo MC. Además de imitarlo, trata de analizarlo detalladamente en cada cosa que hace. También es fan de Kendrick Lamar, le gusta el rap, trap, rock y también leer. Compone música, tiene algunas canciones y hace poquito sacó su último sencillo. 

En el Paseo Las Toscas, las categorías sub 15, sub 18 y universitarios demostraron sus habilidades, perdieron su nerviosismo y se pusieron a rapear frente a todas las delegaciones y familias. 

Dómino y Rethorikal avanzaron a cuartos de final y esperan por las otras instancias, que se llevarán a cabo en la tarde del próximo lunes 18 de septiembre, en el mismo lugar.

Oíd y ved, mortales…

El Sindicato Argentino de Boleros, que explota la Casa Suiza cada miércoles, estrenará en el día patrio su primera sesión audiovisual a través de su

Leer más »

SECCIONES