A través de sus redes sociales, Cristina Fernández de Kirchner puso el foco en «la mafia mediática-judicial» quienes «están conduciendo a las instituciones hacia un callejón sin salida», consideró en su Twitter.

«La mafia mediática-judicial, la impunidad y el absurdo jurídico a cielo abierto. Es hora de despabilarse y advertir que están conduciendo a las instituciones hacia un callejón sin salida», fue el primer tuit de la vicepresidenta que dio inicio a un hilo donde cuestionó duramente a la Justicia.

Cristina Fernández de Kirchner recordó que en 2016, los camaristas de Casación Gustavo Hornos y Mariano Borinsky reabrieron la causa de Memorándum de Irán a pesar de ser sobreseída dos veces bajo el argumento de una «escucha ilegal», que terminó con Carlos Zannini preso y Héctor Timerman sin poder viajar a hacer su tratamiento contra el cáncer que terminó con su vida.

En este punto, recordó cómo Mauricio Macri durante su mandato como presidente felicitó a ambos magistrados y criticó a Ana María Figuera que votó en minoría esta decisión.

«Ahora en 2023, el Juez Ramos de Comodoro Py en 20 días rechazó la denuncia contra Silvio Robles, que arreglaba fallos de la Corte en chats con D’Alesandro, Mtro. de Seguridad CABA, diciendo que no podía ser imputado de delito porque la denuncia se apoyaba en ‘una escucha ilegal'», resaltó la vicepresidenta.

Vale recordar que se filtraron los chats entre Silvio Robles, principal asesor de la Corte Suprema de Justicia, y el funcionario porteño D’alessandro, que es investigada ahora por supuestas recomendaciones al funcionario para cuestionar desde el punto de vista político y judicial la designación del senador oficialista Martín Doñate como representante del Consejo de la Magistratura, nombramiento que el propio presidente de la Corte impidió a través de la suspensión de la asunción de los representantes del Senado.

«Por si alguien faltaba en este verdadero escándalo, el fiscal que intervino fue… ¡Stornelli! procesado por espionaje ilegal e impulsor de la ‘Operación Puf’, donde buscó legitimar las escuchas ilegales de la cárcel de Ezeiza para salvarse de su participación en el D`Alessiogate», continúa CFK.

En este punto, la vicepresidenta apunta contra Stornelli de «salvar al ladero de Rosatti» –en referencia a Robles– citando «el voto en minoría de la camarista Ana María Figueroa en el caso Memorándum con Irán, que cuestiona que con una escucha ilegal se pretenda reabrir una causa. Solo con mafia mediática-judicial puede haber tanta impunidad».

«Hoy, a esta altura, hay que hacerse la pregunta del millón: ¿Qué hará ahora la Cámara de Casación con la causa Memorandum con Irán?», concluyó Cristina Fernández de Kirchner.