En una conferencia de prensa en la Legislatura bonaerense, diputados y senadores oficialistas de la provincia de Buenos Aires sostuvieron que la condena del Tribunal Oral Federal N° 2 contra Cristina Kirchner es «una estrategia para debilitar las instituciones de la democracia», que «están en peligro por factores mafiosos de poder».

Ayer, el TOF 2 condenó a la vicepresidenta a seis años de prisión e inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos por administración fraudulenta en perjuicio de la Administración pública con la obra pública en Santa Cruz.

El fallo generó un amplio y contundente repudio de los sectores que integran el Frente de Todos: ministros y funcionarios nacionales y bonaerenses, gobernadores e intendentes, centrales sindicales, organizaciones sociales y organismos de derechos humanos.

Este mediodía se sumaron a las críticas las dos bancadas del Frente de Todos en la Legislatura. «Se pone en evidencia el funcionamiento de un sistema paraestatal, de un sistema paralelo mafioso», dijo la senadora Teresa García, replicando las declaraciones de Cristina sobre el accionar judicial.

La senadora enfatizó la relación entre la condena del TOF 2 y los chats de Lago Escondido entre jueces, ex agentes de inteligencia, empresarios de medios y funcionarios del Gobierno porteño. «Cuando se lee ese chat parece la película El Padrino. Todo esto tiene una cabeza y es Héctor Magnetto. Es quien ha puesto en tapa el ataque. No es solo una cuestión política, acá hay objetivos económicos. Cada vez que se confronta con un gobierno popular, lo que aparecen son los intereses económicos», remarcó.

El presidente del bloque oficialista en Diputados, César Valicenti, convocó a «reflexionar» porque «todavía no se toma dimensión de los hechos, son muchos y son cada vez más contundentes». A su vez, indicó que se trata de un hecho encadenado con otros del último tiempo signados por la violencia y el uso político de la Justicia. «La sentencia de ayer se encadena en una secuencia de hechos y el más contundente fue el revólver en la cabeza de la vicepresidenta, tenemos que exigir justicia todos los días. Tenemos que rediscutir el sistema democrático que está en peligro porque hay sectores de poder mafiosos que condicionan el poder democrático de los actores públicos», subrayó.

Por último, la vicegobernadora Verónica Magario señaló que «este parece ser un año especial contra la dirigente y líder popular más importante de este país». Y acto seguido cargó contra el TOF 2. «Nos enfrentamos a un tribunal que emite un fallo sin pruebas. Tamaño antecedente para la política argentina y las instituciones. Es tiempo de que los argentinos demos vuelta esta historia. Creemos que este fallo fue injusto, pero es hora de aunarnos el pueblo junto a sus dirigentes reales, a los hombres y mujeres que tienen agallas para decirle ‘basta’ al poder económico», concluyó.