Las comisiones de Previsión y Seguridad Social y Presupuesto y Hacienda dieron dictamen de mayoría al proyecto de la nueva moratoria previsional, que busca que más personas puedan acceder a la jubilación, facilitando la regularización del ingreso de aportes previsionales.

La iniciativa de la senadora oficialista Anabel Fernández Sagasti contempla la implementación de un nuevo plan de pago de deuda en el ingreso de aportes para personas que se jubilan y aquellas que tengan faltantes en el futuro.

La iniciativa fue acompañada por los diputados del Frente de Todos con apoyo de legisladores de bloques provinciales con un dictamen de mayoría que cosechó 39 adeptos, mientras que Juntos por el Cambio impulsó un dictamen de minoría en rechazo.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller, explicó durante el plenario que se está «tratando de dar una solución transitoria, al menos onerosa desde el punto de vista fiscal, al stock existente para que quienes quedaron en esta situación no sean víctimas de algo que no es una decisión voluntaria». Sobre el impacto fiscal, Heller dijo que este año se proyectó un crecimiento del 4,5 %: «Vamos estar más cerca del 5 % como del 4, y esto son mayores ingresos, a lo que hay que sumar el crecimiento del empleo».

«Tenemos un problema grave de fondo y por eso esto es una solución parcial». «La gente no tiene aportes porque le ofrecen trabajos en malas condiciones», expresó. 

El titular del interbloque Federal, Alejandro «Topo» Rodríguez, que votó a favor pero planteó disidencias, señaló que el proyecto que impulsa el oficialismo «es mucho más razonable que el populismo macrista de dar pensiones del 80 % de una jubilación mínima con el cero de aportes, así que en principio nos parece superador».

Desde la oposición, uno de los que cuestionó el proyecto fue el radical Alejandro Cacace, quien indicó que no quieren «un parche» y que por eso se impone «darle una solución definitiva al proponer instituir un sistema por el cual aquel que tenga aportes tenga establecido una prestación proporcional», que se basará en «un 70 % de la prestación básica universal más 1,5 % por año aportado».

Agregó que hay que «establecer una prestación proporcional que reconozca el esfuerzo contributivo que se ha hecho y que permita a mujeres de 60 años y hombres de 65, que hayan aportado entre 10 y 29 años».

Desde el bloque PRO, la diputada Laura Rodríguez Machado cuestionó el dictamen de mayoría al argumentar que «este proyecto permite comprar años a costa de los jubilados». 

Finalmente, el diputado del Frente de Todos Marcelo Casaretto coincidió con algunos de sus pares «en la preocupación por encontrarle una solución al problema». «Con esta ley buscamos que puedan acceder a una jubilación con un plan de pagos», explicó.

Según informó Télam, la intención del oficialismo es incluir este tema en la sesión que se celebrará el 14 de diciembre, que será la última del año, con el objetivo de convertirlo en ley debido a que ya tiene sanción del Senado.