El Fondo Monetario Internacional concluyó este viernes la tercera revisión del desarrollo de los objetivos económicos acordados con el país. De ser aprobada por el directorio del organismo, Argentina accedería antes de finalizar el año a unos 5.800 millones de dólares. 

En ese marco, el Gobierno informó que una comitiva argentina viajará a Washington para destrabar el desembolso, según indicó la agencia Télam. Mientras tanto, «las conversaciones entre las partes continuarán de manera virtual». 

La revisión forma parte de las auditorías que lleva adelante el organismo trimestralmente para seguir el cumplimiento de las metas y objetivos trazados en el acuerdo que firmó el entonces ministro de Economía, Martín Guzmán, en marzo de este año. 

Con un panorama complicado en el frente externo, profundizado por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, el Gobierno encuentra en cada revisión una prueba fundamental para poder acceder a divisas. En este marco, cabe recordar que ayer el actual titular de la cartera económica, Sergio Massa, sostuvo desde Indonesia en el marco de la cumbre del G-20 que Argentina «tiene disponibles para trabajar para el mercado único y libre de cambios 10.000 millones de dólares». 

En los planes del Gobierno por bajar la inflación, el control del mercado cambiario es fundamental para evitar saltos especulativos que impacten luego en los precios. Según el ministro, a los 5.000 millones de libre disponibilidad que alcanzó el Banco Central tras la implementación del «dólar soja» se sumaron otros 5.000 millones que se liberaron del swap con China que en los últimos días anunció Alberto Fernández tras su encuentro con Xi Jinping. 

En ese mismo marco, el presidente mantuvo una reunión en Bali con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, con el eje puesto en las consecuencias económicas de la guerra y la necesidad de adoptar medidas que flexibilicen las imposiciones a los países menos desarrollados y con fuertes niveles de endeudamiento. 

En el caso argentino, el reclamo por la aplicación de sobretasas por haber accedido a un préstamo mayor a su cuota de participación en el Fondo estuvo presente tanto en esa reunión como en el plenario del G-20. Según trascendió, además de ese aspecto Fernández pidió flexibilizar las metas y objetivos de 2023.