La inflación volvió a subir luego de dos rondas de leves bajas y alcanzó en octubre el 6,3 %, una décima por encima del mes anterior. Si bien la suba fue menor a la esperada –las proyecciones de las consultoras privadas relevadas por el Banco Central eran superiores al 6,5 %–, todavía no pudo retroceder por debajo de los seis puntos y acumuló en los primeros diez meses del año un 76,6 %. En términos interanuales, la suba alcanza al 88 %.

El rubro que tuvo la mayor suba fue Comunicación (12,1 %), impulsada por una suba autorizada por el Enacom para los servicios de telefonía e internet. Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (7,5 %) fue el segundo bloque con mayor incremento, producto de la aplicación de la segmentación de tarifas que comenzó en septiembre. Se esperan para los meses siguientes subas similares por continuidad del esquema, que prevé aumentos del agua, luz y gas en noviembre. 

Los otros segmentos que se ubicaron por encima del promedio general fueron Restaurantes y hoteles (7,4 %), Salud (7,1 %) y Educación (7,1 %). El bloque Alimentos y bebidas no alcohólicas, de mayor ponderación en la conformación de las canastas básicas que determinan la pobreza y la indigencia, se ubicó por debajo del promedio, con un 6,2 %, similar al que había registrado el mes anterior. 

Otro rubro que volvió a subir por encima del índice fue Prendas de vestir y calzado, que a pesar del acompañamiento de políticas de protección a la industria y el empleo en el sector, lidera con holgura las subas de este año: acumuló en diez meses un 103,1 %. 

Las proyecciones oficiales y privadas indican un cierre cercano al 100 % acumulado en el año. Resta conocer aún cuál será el impacto que tendrá el recientemente lanzado programa de Precios Justos, que congela el costo de más de 2.000 productos e impone un tope del 4 % en las subas del resto de productos que ofrecen las más de cien empresas que firmaron el acuerdo.