El gobernador bonaerense Axel Kicillof exigió a la oposición que acompañe en la Legislatura la reforma de la Ley Nº 15.008 que modificó el régimen jubilatorio de las y los trabajadores del Banco Provincia durante el Gobierno de Vidal. Fue tras asistir a una nueva audiencia convocada por la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Buenos Aires donde se abordó el proyecto. 

«Necesitamos que la oposición deje atrás el oportunismo para solucionar un problema que generó el Gobierno anterior», cuestionó el mandatario, quien calificó esa normativa aprobada en 2017 como «un acto irresponsable e intempestivo» de la gestión de María Eugenia Vidal que «cercena» los derechos.

«La Ley 15.008 fue un acto irresponsable e intempestivo del Gobierno anterior para avanzar con un ajuste contra los trabajadores del Banco Provincia, en el marco de un plan de reforma previsional, fiscal y laboral que se impulsaba a nivel nacional», sostuvo Kicillof, quien estuvo acompañado en la conferencia de prensa en el Salón Dorado de la Casa de Gobierno por el diputado nacional y secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, y el presidente del Banco Provincia, Juan Cuattromo.

«No es solamente una pieza de ajuste clásico, sino que tiene una dificultad adicional: las y los trabajadores presentaron medidas cautelares y la Justicia les ha dado la razón», reforzó Kicillof.

El proyecto que impulsa el oficialismo y el gremio La Bancaria ha sido debatido en el marco de audiencias convocadas por la Corte Suprema de Justicia bonaerense, que intercedió para buscar una solución política en la Legislatura, algo que rechaza de forma tajante el bloque del PRO. En esas instancias participaron funcionarios del Ejecutivo, legisladores y gremialistas.

Es que por la ley de Vidal la Corte avaló 5.000 medidas cautelares de jubilados y jubiladas del BAPRO por recursos de inconstitucionalidad, mientras que otras 11.000 aguardan resolución.

«En cuanto ganaron las cautelares, la ley no existe más. Por eso digo que es una ley muerta. No sirve, es un desastre, y eso sí fue producto de oportunismo e irresponsabilidad. El procurador Julio Conte Grand dictaminó la inconstitucionalidad. Asunto terminado. La ley está judicializada, no tiene eficacia ni resultados», remarcó Kicillof.

La modificación a la ley del vidalismo propone reponer el 82 % móvil para las jubilaciones, la edad jubilatoria para las mujeres a los 60 años –y no a los 65 como establece la actual normativa– y habría ajuste en el haber jubilatorio en función de la paritaria bancaria. A su vez eleva el aporte jubilatorio de los empleados activos y la contribución patronal del Banco mientras dure el déficit de la caja.

El expresidente Mauricio Macri había pedido en mayo que la ley no se modificara para diferenciar al PRO de la UCR. Ahora, el proyecto recibió los dictámenes de las comisiones correspondientes en la Legislatura y Kicillof pide que sea debatida en el recinto, donde la próxima sesión se llevará a cabo el miércoles. 

En ese sentido, el gobernador señaló que «a contrapelo de la incertidumbre que han generado Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, por indicación de la Suprema Corte nos pusimos a trabajar y llegamos a un acuerdo de esfuerzos compartidos entre todos los actores para restituir derechos y avanzar con la solución del déficit en el transcurso del tiempo». «Presentamos el proyecto a la Legislatura, incluimos modificaciones que sugirió la oposición y luego, a partir de un pedido oportunista de Mauricio Macri, los legisladores del PRO decidieron no votarla», indicó.

Por su parte, Palazzo resaltó que «el proyecto de ley presentado no genera nuevos derechos, sino que restituye los derechos cercenados por la Administración de María Eugenia Vidal». Y dio detalles sobre los principales puntos de la modificación. «El proyecto de modificación recupera el pago del doble beneficio; restituye el derecho de las mujeres de jubilarse a los 60 años; y busca una composición más equitativa del directorio». Por último, dijo que «a la restitución del 82 % de los jubilados y el 75 % de los pensionados se le suma una mejora en el financiamiento de la caja previsional para abordar el déficit».

El motivo que defendían los funcionarios vidalistas, con el ex ministro de Economía Hernán Lacunza a la cabeza, era que su ley iba a beneficiar financieramente a la banca pública. Sin embargo, Cuattromo subrayó que el esquema de financiamiento del proyecto de ley es «absolutamente responsable», y advirtió que la actual ley es perjudicial para las finanzas de la provincia. «Si se hubiese aprobado, este año hubiera generado un ahorro del 25 %». «Por eso invitamos a la oposición a votar y dar un cierre a este tema, porque las y los jubilados no pueden esperar más».