Por R.G.M.

En la previa del Día de la Lealtad y a diez años de su partida física, a través del Instituto Cultural se llevó a cabo un emotivo concierto dedicado a la figura de Leonardo Favio en el Centro Provincial de las Artes Teatro de La Plata. Con un escenario montado en la Plaza Seca, el público colmó las instalaciones para disfrutar de las versiones de reconocidas figuras como Leo García, Mariano Fernández Bussy, Chino Laborde, Antonio Birabent, Sofía Viola, Luciana Jury, un ensamble de cámara armado para la ocasión, un coro y artistas invitados, con Pablo Salzman y Julián Caeiro en arreglos y dirección musical.

El show, que se inició a las 20:00, combinó proyecciones de la poderosa y profunda obra cinematográfica de Favio con intensas interpretaciones tanto de su repertorio como cantautor como de las conmovedoras bandas de sonido de sus filmes.

«En la semana de la Lealtad queríamos realizar este homenaje a Leonardo Favio por ser un artista popular y de los que más lealtad tuvo con el pueblo argentino y con sus convicciones», señaló la presidenta del Instituto Cultural Florencia Saintout. «También es muy importante seguir recuperando estos espacios como la Plaza Seca para que nuestros artistas puedan presentarse, y que el público los disfrute de manera libre y gratuita», completó.

La «Obertura de Juan Moreira» dio un impactante inicio. Luego llegó «Clavel ni en la rosa» con el versátil Leo García. Mariano Fernández Bussy (de Me Darás Mil Hijos) entonó notablemente «Quiero aprender de memoria».

Luego fue el turno del cantor de tango Chino Laborde con una solvente versión de «Chiquillada». Tras la épica orquestación de Nazareno Cruz y el Lobo, Antonio Birabent sumó cadencia rockera con «Quiero la libertad». Laborde impactó con «Más que un loco». El ensamble ejecutó «Gatica» y posteriormente Birabent regresó para otro hit de Favio: «Fuiste mía un verano».

«Amar o morir» rebasó dramatismo con Sofía Viola. «Estoy orgulloso de mi general» vociferó al ritmo de la chacarera Fernández Bussy, continuando atinadamente con la música de «Perón. Sinfonía de un sentimiento».

Luciana Jury tomó la posta con su habitual histrionismo y la milonga «Si mi guitarra canta como canta». Y para el cierre una descarnada performance de «Ella ya me olvidó».