El Gobierno bonaerense presentó el Programa para la Promoción y el Fortalecimiento de Centros Socioeducativos y Comunitarios en Barrios Populares, una iniciativa destinada a vincular a niños, niñas y jóvenes de 4 a 21 años con los espacios escolares, ampliando y mejorando sus trayectorias educativas. Fue en el Salón Dorado de la Casa de Gobierno, junto con el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde; y el director general de Cultura y Educación, Alberto Sileoni.

«Este programa, diseñado específicamente para los barrios populares, da cuenta de la continuidad en las políticas públicas destinadas a transformar estructuralmente a la educación pública bonaerense», sostuvo Kicillof, quien dio más detalles de la nueva medida. «La escuela pública no está hecha solamente de ladrillos: con esta iniciativa, lo que buscamos es mejorar y fortalecer el sistema educativo, articulando los esfuerzos junto a organizaciones comunitarias, parroquias y asociaciones barriales», amplió. «Hemos venido a transformar la educación pública de la provincia, y eso implica mucho compromiso, mirada crítica e inversión para mejorar todo lo que sea necesario», completó.

Provincia indicó que en la primera etapa del programa se invierten 580 millones de pesos para la conformación de 150 Centros Socioeducativos en 16 distritos considerados prioritarios de acuerdo con distintos índices de vulnerabilidad social y educativa. En total se crearon 1.000 cargos docentes y 4.000 módulos de nivel secundario, constituyendo equipos institucionales con coordinadores, profesionales sociocomunitarios, docentes y talleristas.

El sacerdote Francisco “Paco” Olveira será parte del programa educativo.

La iniciativa promueve el trabajo entre agentes del Estado y miembros de la comunidad, con eje en la experiencia social, comunitaria y educativa de los grupos de Curas Villeros y de Opción por los Pobres. A su vez, recupera los aspectos más destacados del programa de Acompañamiento a las Trayectorias y Revinculación (ATR) que se implementó durante la pandemia.

En ese sentido, las principales líneas de acción son la alfabetización inicial, la enseñanza de contenidos pedagógicos curriculares, la Educación Sexual Integral, la educación ambiental y el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación.

Según el Gobierno provincial, la localización territorial se realizó en base al relevamiento de las bases de datos del Registro Nacional de Barrios Populares (ReNaBaP), el Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU), el área de Planeamiento Educativo de la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) y el índice de vulnerabilidad barrial (IVB) del Ministerio de Seguridad bonaerense.

Por su parte, Sileoni resaltó la importancia de «ir a buscar» a aquellos estudiantes que por la pandemia y por su situación de vulnerabilidad social perdieron la continuidad de la escolaridad. «Este programa no pone el acento en los ladrillos, sino en los docentes, formados y especializados, pensado para los pibes y las pibas que tienen una relación discontinua o distante con la escuela: los vamos a ir a buscar, porque para nosotros ningún bonaerense está perdido», enfatizó.

En la ceremonia firmaron su adhesión al programa las intendentas de Lomas de Zamora, Marina Lesci, y de Merlo, Karina Menéndez; los intendentes de Avellaneda, Alejo Chornobroff, y de General Rodríguez, Mauro García; los sacerdotes Francisco «Paco» Olveira y Leonardo Silio, párrocos de la Isla Maciel y de Moreno Sur, respectivamente; y los representantes de la Asociación Civil Sol de Mayo de Mar del Plata, Jimena Riquelme, y del Club Villa Muñiz de Bahía Blanca, Agustín Grill. 

El programa abarca también en esta primera etapa a los municipios de Malvinas Argentinas, Florencio Varela, Moreno, Presidente Perón, Quilmes, La Matanza, Pilar, La Plata, San Martín, Bahía Blanca, General Pueyrredón y Lanús.