Caputo Hermanos, firma vinculada al ex ministro macrista Luis «Toto» Caputo, realizó transferencias millonarias a la agrupación Revolución Federal, investigada por su rol en el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner.

Es el juez Martínez de Giorgi quien lleva adelante la causa por los escraches contra la Casa Rosada y el Instituto Patria, donde participaron miembros de Revolución Federal y Brenda Uliarte, una de las detenidas por el atentado contra CFK.

Desde la investigación se puso el foco en los fideicomisos Espacio Añelo y Santa Clara al Sur, pertenecientes a grupo Caputo Hermanos, desde donde se realizaron transferencias a Jonathan Morel, líder de Revolución Federal, y a otras dos personas apellidadas Balboa y Vallero entre diciembre de 2021 y agosto de 2022, por un total que asciende a los 7 millones.

Se trata de tres personas que estaban registradas como monotributistas y que hasta el momento no registraban antecedentes de cifras así en sus cuentas.

Revolución Federal organizó numerosas marchas y escraches contra el Gobierno, en los que Brenda Uliarte ha participado. Morel ya había declarado públicamente haber realizado «un trabajo para un fideicomiso» en su carpintería, la misma donde construyó una guillotina de madera que llevó a los escraches por los que es investigado.

Caputo Hermanos está a cargo de Flavio y Hugo, hermanos de «Toto», el ex ministro de Economía macrista y primo de Nicolás Caputo, el «hermano del alma» de Mauricio Macri.

Mientras se investigan estos escraches, la jueza María Eugenia Capuchetti lleva adelante la causa por el atentado contra la vicepresidenta, con Uliarte detenida, al igual que Fernando Sabag Montiel, quien intentó disparar; Martín Carrizo, considerado el líder de la banda, y Agustina Díaz, amiga de Brenda con la que intercambió comprometedores mensajes que la ubican como cómplice.