Los estudiantes secundarios porteños sostuvieron sus reclamos en la jornada de hoy con una marcha a la Casa de Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, mientras cuatro escuelas siguen tomadas. Bajo el lema «Unidad estudiantil en defensa de la educación pública», en la movilización pidieron viandas de calidad nutritiva y soluciones a problemas de infraestructura, y contra las pasantías laborales obligatorias y no rentadas.

Un día después de haber recibido el respaldo de los organismos de derechos humanos, las y los estudiantes partieron a las 16 hs desde el Colegio Mariano Acosta, ubicado en la calle Urquiza al 277, donde comenzaron las tomas, para luego marchar hacia la Casa de Gobierno porteña. La movilización fue encabezada por estudiantes que portaron una bandera estirada en forma horizontal con el mensaje «La educación no está en venta»; detrás, los acompañaron familiares y gremios docentes, que realizaron paro durante la jornada de hoy.

Entre los reclamos se destacaron «¡Abajo la persecución de Larreta y Acuña» y «Más presupuesto para la educación». Otro de los reclamos estudiantiles fue por la calidad nutricional en las viandas. Según un informe de la Auditoría General de CABA, al menos desde 2018 faltan controles en el servicio de los comedores escolares, hay irregularidades en las modalidades de contratación de las empresas e insuficiencia de sanciones a los proveedores incumplidores.

https://twitter.com/utectera/status/1577427409175212033?s=20&t=a4vkTRYjf7b59S6vEF016g

Los gremios UTE y Ademys acompañaron la protesta con un paro en las escuelas y participación en la marcha. «La escuela pública hoy en las calles demostró que vamos a seguir luchando, que no nos van a doblegar», dijo Angélica Graciano, secretaria general de UTE, durante la radio abierta que realizaron gremios, estudiantes y familiares frente a la Casa de Gobierno porteña.

https://twitter.com/AdemysPrensa/status/1577391533317361701?s=20&t=a4vkTRYjf7b59S6vEF016g

Las tomas

Los establecimientos educativos que seguían tomados por sus alumnos y alumnas eran la Escuela Superior de Educación Artística en Artes Visuales Rogelio Yrurtia, la Escuela Rodolfo Walsh, la Técnica N° 6 Fernando Fader y la Escuela Manuel Belgrano. Por su parte, los alumnos y alumnas del Normal Superior en Lenguas Vivas Sofía Esther Broquen de Spangenberg, conocido como «Lengüitas», levantaron la medida y pidieron un encuentro con las autoridades porteñas.

Los padres y madres de estudiantes que asisten al «Lengüitas» solicitaron a las autoridades del Ministerio de Educación porteño que accedan al «diálogo y a la mediación ofrecidos por las chicas y los chicos».

Por otro lado, estudiantes del Yrurtia y Fader decidirán hoy en asamblea la continuidad del plan de lucha, a la vez que en la Escuela de Música Juan Pedro Esnaola levantaron la medida en la tarde de ayer.

Persecución ante la protesta 

Entre las medidas que rechazó el alumnado, el Gobierno de Larreta impuso a quienes cursan quinto año del secundario una carga horaria obligatoria y no rentada de trabajo presencial en empresas privadas y dependencias públicas. La medida viola la propia Ley de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. Asimismo, las y los menores se ven obligados a estar en lugares que no se encuentran preparados para recibirlos y sin docentes que los acompañen.

Las protestas y tomas de escuelas ante esta medida recibió como respuesta del Gobierno porteño el envío de policías y cartas documento a las casas de alumnos, medida que fue repudiada por organizaciones de derechos humanos, entre ellas, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.