Los salarios volvieron a quedar por debajo de la inflación durante julio, según informó este jueves el INDEC. El aumento promedio fue de 5,5 %, explicado por una suba del 5,4 % en los salarios del sector privado registrado y del 7,3 % en el sector público, frente a una inflación del 7,4 % en el mes. 

En términos interanuales, la suba promedio de los salarios alcanzó el 68,7 %, y también se ubica por debajo del registro inflacionario del 71 % en el período. En lo que va de 2022, el incremento de los salarios fue del 41,8 %, frente a una inflación del 46,2 % en los primeros siete meses. 

El sector público fue el único en superar el registro interanual de inflación, con un alza salarial del 74,7 % nominal, con un alza del 2,3 % en términos reales contra 2021. Sin embargo, continúa con un 2,9 % menos de poder de compra que a fines de 2019. 

Durante la jornada del miércoles, al conocerse la incidencia de la pobreza y la indigencia en Argentina, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner cuestionó a las empresas alimenticias por el componente de la rentabilidad empresaria en la inflación durante el año, por lo que pidió la aplicación de herramientas de control más eficaces. 

Hoy, la portavoz del Gobierno, Gabriela Cerrutti, manifestó que la Administración de Alberto Fernández comparte el análisis de que el país atraviesa «un período donde hay una excesiva rentabilidad empresaria», y destacó que el «plan de estabilización» que lleva adelante el Gobierno busca «que la carga de la distribución no termine siempre cayendo sobre las familias y los más vulnerables». 

«La necesidad imperiosa de una redistribución del ingreso, de un fortalecimiento del poder adquisitivo de los salarios y de alguna forma de ponernos de acuerdo en que la rentabilidad excesiva por parte de las empresas no forma parte de una comunidad en la cual todos y todas queremos vivir es parte del diálogo cotidiano dentro del Gobierno y de las medidas y políticas que el Ministerio de Economía va a llevar adelante», afirmó la funcionaria.