El director general de Cultura y Educación bonaerense, Alberto Sileoni, y los sindicatos que representan a las y los trabajadores de la educación de la provincia de Buenos Aires cuestionaron con duros términos las declaraciones de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien ayer se pronunció contra las y los maestros, los sindicatos y los institutos de formación docente.

«Mientras en algunos medios asistimos al reiterado repertorio de desprecio e ignorancia, en la PBA seguimos trabajando con nuestros 180 Institutos Superiores de Formación Docente», sostuvo Sileoni, quien subrayó que allí «estudian alrededor 170 mil estudiantes, transformando las carreras y los planes de estudio».

Bullrich había arremetido contra las y los maestros y los sindicatos ayer al mediodía en el programa televisivo que conduce Mirtha Legrand, donde cuestionó la cantidad de institutos y la calidad educativa de las y los docentes.

«En Francia hay 27 institutos para formar docentes. En Argentina hay 1.500. Todos tienen dueños, que son sindicalistas. Decime de dónde sacan los maestros para enseñarle a esos maestros», disparó Bullrich. La ex ministra de Seguridad durante el Gobierno de Mauricio Macri también cargó contra Roberto Baradel, secretario general de Suteba, quien en mayo fue reelecto al frente de ese gremio con más del 80 % de los votos. «A Baradel hay que darle pelea, yo me animo», embistió Bullrich.

Sus dichos se condicen con el posicionamiento antisindical del PRO, que tuvo su ejemplo concreto durante el Gobierno de la exgobernadora María Eugenia Vidal, quien propuso suplantar docentes por voluntarios y descontó salarios por adherir a marchas. Otro caso de menosprecio hacia las y los docentes fue el de la ministra de Educación porteña Soledad Acuña, quien en 2020 dijo que quienes eligen ser maestros son personas «cada vez más grandes de edad» y de «los sectores más bajos socioeconómicos», con poco «capital cultural».

Bullrich siguió en esa línea. En otra de sus declaraciones durante el almuerzo televisivo dijo que «los maestros tienen que ser mucho más cultos de lo que son».

«Estamos orgullosos de los y las docentes bonaerenses, nuestros héroes durante la pandemia; jamás pensaríamos en sustituirlos por voluntarios, como pretendieron hacer quienes nos precedieron en el gobierno. A la oscuridad del prejuicio le respondemos con trabajo e inversión», enfatizó Sileoni en su respuesta vía Twitter.

Repudio gremial

El Frente de Unidad Docente bonaerense también se pronunció y repudió a la referente del PRO. En un comunicado titulado «Los mismos que cerraron escuelas, hoy pretenden cerrar institutos de formación docente», señalaron que sus declaraciones «son parte de la sistemática campaña de desprestigio de la educación pública que vienen desarrollando» desde ese partido opositor.

«Los mismos que durante el período del Gobierno de Macri a nivel nacional y de Vidal en la provincia de Buenos Aires recortaron presupuestos educativos, actuaron con desidia abandonando los edificios escolares y cerraron escuelas; ahora pretenden el cierre de institutos superiores de formación docente», prosiguió el Frente integrado por los gremios AMET, FEB, SADOP, SUTEBA y UDOCBA.

El FUDB resaltó que el posicionamiento de Bullrich significa «una nueva ofensiva al derecho a la educación superior, un intento de vulnerar los derechos de los y las trabajadoras de la educación» y «un nuevo intento de avanzar en la privatización del nivel educativo superior que viene acompañado de un discurso hostil hacia las organizaciones sindicales docentes y a sus dirigentes».