En sintonía con las constantes búsquedas por democratizar el Poder Judicial, la Cámara de Senadores del Congreso otorgó este jueves la media sanción al proyecto de ampliación de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La iniciativa, impulsada por el oficialismo y motorizada por el conjunto de gobernadores provinciales, busca aumentar el número de integrantes que componen el tribunal y otorgar así un mayor carácter federal. 

Tras una larga jornada de debate, el Frente de Todos logró obtener 36 votos a favor, frente a 33 en contra. En ese marco, ingresará en Diputados el proyecto de ley que consta de cuatro artículos, cuya espíritu original planteaba aumentar de cinco a veinticinco la cantidad de magistrados que presiden la Corte Suprema. 

En tanto, a partir de modificaciones de último momento, el oficialismo aceptó la posibilidad de reducir ese número a quince jueces, para lograr el consenso con legisladores que todavía no estaban dispuestos a dar el visto bueno a la medida.

El proyecto original planteaba ampliar a veinticinco los integrantes de la Corte Suprema, respetando los actuales cinco jueces (aunque, en rigor, hoy son cuatro, ante la ausencia de Elena Highton), a los cuales deberían sumarse los restantes, propuestos por el Poder Ejecutivo y consensuados por la Cámara Alta del Congreso.

https://twitter.com/OscarParrilli/status/1573030616437854208/photo/1

Otro de los puntos fuertes de la reforma apunta a instaurar la paridad de género en las futuras postulaciones para el conjunto de jueces que presidirán la Corte.  

Cabe recordar que la iniciativa tuvo su impulso fuerte por parte de un nutrido grupo de gobernadores provinciales, incluido el bonaerense Axel Kicillof, quienes presentaron un documento llamando a una reforma «federal» de la Corte. «No puede ser que cuatro personas manejen las libertades, los bienes y los intereses de 47 millones de argentinos», expresó en ese entonces el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela. 

Por otro lado, en el primer artículo del proyecto que ahora se debate se anuncia que en una futura «ley especial» se definirá «el modo de organización y funcionamiento» del Supremo Tribunal. La idea es que esa ley especial, cuyo proyecto aún no fue presentado, establezca ciertas pautas, como la división en salas, la integración por regiones y demás objetivos, se explicó.

«Quienes estamos a favor de que se produzca un cambio en la Corte Suprema, que se amplíen los miembros del tribunal, es porque creemos que debe existir una Justicia transparente, independiente, mucho más ágil, efectiva y federal», expresó este jueves la senadora por San Luis, Eugenia Catalfano. 

Ahora, el proyecto de ley avanza un casillero más con la media sanción lograda en la Cámara Alta, a pesar de las trabas interpuestas por la oposición de Juntos por el Cambio, sector que en los últimos tiempos mostró un claro posicionamiento de alianza con el mentado «Partido Judicial», en pleno proceso de persecución judicial contra Cristina Fernández de Kirchner.