Por R.G.M.

«Ya voy a encontrar la manera de nombrarte sin tu nombre / y de pronto sepas que estoy cantándote /. Solo tú, tú y yo entendemos la canción. / Sí, tú, mi mayor ambición. Tú, mi máxima convicción» («Proyecto Tú», Crema del Cielo). En tiempos donde no solo nadie sabe muy bien qué sería el rock sino que tampoco importar demasiado, hay artistas que siguen honrándolo sin necesidad de nombrarlo y con la canción como máxima convicción. Dos grandes bandas aunadas por la potencia, la poética y las guitarras se juntan en una cita ideal este sábado en Pura Vida. Antes, Lautaro Ramírez (bajo en Crema del Cielo) y Lulo Esaín (batería en Acorazado Potemkin) cruzan mensajes.

ACORAZADO SOBRE CREMA:

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste o viste a Crema?

No recuerdo la primera vez que escuché a Crema… es como si siempre estuvieron dando vueltas en el universo musical que me rodea. De hecho conocí al Boya cuando él tocaba en Venenosos y yo en Plaimobyl. Compartimos varias fechas allá por fines de los `90 principios de los 2000. Y luego ya entrados en la explosión de los 2010 y compartimos muchas fechas con Valle de Muñecas y con Potemkin.

¿Cómo los definirías?

Para mí es rock de guitarras y de canciones, de melodías y voces, y de letras que con picante ironía desenmascaran la soberbia de una clase media que se cree acomodada (¿algo así?).

¿Cuál es tu canción favorita?

Tengo mi corazoncito en los discos en los que yo trabajé: Conciencia de clase y Apostasía. Conciencia… en Panda con Marcelo en la bata y luego Apostasía en Ion, ya con Edu en la batería, los dos con Gualberto de normA en la producción y mi hermano Manza siempre, también, metido por ahí, aportando, o mezclando o de invitado. Entonces hay siempre un montón de cariño y amistad dando vueltas, además de la afinidad musical que viene de compartir gustos, influencias y, fundamentalmente, formas de hacer las cosas. Pero me preguntabas por canciones: «Playa Negra», «Volver en Taxi», «Navidad en el country».

¿Qué disco le regalarías o compartirías?

Hace poco me regalaron un vinilo nuevo de Neil Young en vivo de 1973, que se llama Neil Young and The Stray Gators, que es la banda con la que grabó After the Gold Rush y con la que salió de gira a presentarlo. Es un disco de Neil Young en vivo, tiene esas canciones que uno conoce, otras que no, una versión distinta de otra… pero es en vivo, y transmite eso que tiene él, esa pulsión por la música tocada en vivo, que es lo que, para mí, no hay que olvidar. El viejo siempre te recuerda que está bueno tocar y hay que seguir haciéndolo. Es algo que yo también siento, pero si lo digo a través de Neil Young queda como más importante, ¿no?

Super Like: ¿qué mensaje querés dejarle?

Ya lo dije un poco en cada respuesta y es que siempre está bueno compartir. Y está bueno tocar y está bueno no dejar de hacer y decir las cosas que uno quiere como uno quiere.

CREMA SOBRE ACORAZADO:

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste o viste a Acorazado?

No tengo un recuerdo preciso de la primera vez que los vi. Tocamos unas cuantas veces en CABA y en La Plata con ellos, en una de esas fechas me regalaron el disco Mugre y quedé flasheado, la edición y las canciones son terribles, fue en ese entonces que los empecé a escuchar, esta de más decir que me gustan las bandas de donde vienen cada uno de ellos.

¿Cómo los definirías?

Qué difícil… son muy personales, mezclan tango, punk, rock, con unas poesías hermosas. La verdad no sabría definirlos.

¿Cuál es tu canción favorita?

Me gustan varios: «La mitad», «El pan del facho» también, entre tantas. Mugre tiene un arte de tapa alucinante y las canciones también, aparte es el primero que escuché.

¿Qué disco le regalarías o compartirías?

Le regalaría El dedo en la Jagger, de Kerusalem

Super Like: ¿qué mensaje querés dejarle?

Este sábado la vamos a pasar excelente y qué bueno es tocar con ustedes.

LA CITA: