En conjunto, la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores de la Legislatura bonaerense repudiaron el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner, que consideraron que va en detrimento del «orden institucional que construimos a lo largo de los últimos 39 años de nuestra historia».

En el documento, aprobado por unanimidad por la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires, se «expresa su enérgico repudio al intento de magnicidio contra la vicepresidenta y dos veces presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, y contra la democracia y el orden institucional que construimos a lo largo de los últimos 39 años de nuestra historia».

«Además, manifestamos nuestra absoluta solidaridad con la Señora Vicepresidenta y su familia», señalaron, y exigieron «al Poder Judicial el pronto esclarecimiento y condena a los responsables de este hecho lamentable, que empaña la vida en democracia».

«Exhortamos a la dirigencia toda y a la población a buscar todos los caminos que conduzcan a la paz social», concluye el documento.

La senadora del Frente de Todos Teresa García remarcó la importancia de esa sesión como «un acto de responsabilidad» en el que no se discute «ni una ley ni una medida de gobierno, sino que discutimos algo de fondo que sucedió».

«Se naturalizan las bolsas negras, las horcas y guillotinas transitando por Plaza de Mayo, se naturaliza que se rompan las ventanas de la vicepresidenta en el Senado. Y el día jueves se pasaron todos los límites», sostuvo.

La senadora bonaerense destacó la importancia de «saber quién quiso y por qué quiso matar a la vicepresidenta. No fue un loquito suelto ni un borracho. No son extraterrestres, son intereses que necesitan de estos personajes que no tienen problema en inmolarse», dijo en referencia al detenido Fernando Sabag Montiel.

Por su parte, la senadora también oficialista María Reigada destacó «la reacción de nuestro pueblo» del viernes pasado y que se trató de un «gran acto de ciudadanía en defensa de la democracia».

El senador opositor Luis Alejandro Celillo aseguró a su vez que «atentar contra su figura [de la vicepresidenta] es atacar a la democracia, que costó mucho esfuerzo, atentado contra la vida de las instituciones».

De igual manera, la Cámara Baja aprobó por mayoría un documento en que «la Cámara de Diputados repudia y condena enérgicamente el atentado e intento de magnicidio contra la Vicepresidenta y dos veces Presidenta de la Nación y expresa su absoluta solidaridad».

Los diputados exigieron «el pronto esclarecimiento, determinación y condena a los responsables de estos acontecimientos contra la democracia», e invitaron a los referentes y a la sociedad «a manifestarse por la paz, construir canales de diálogo, respeto por la vida humana y compromiso con el estado de derecho y la democracia».

El diputado del Frente de Todos Rubén Eslaiman sostuvo que «la envergadura de este atentado hoy nos reúne para dejar en claro que no vamos a permitir el traspaso de límites que puedan poner en riesgo a ninguna persona ni a la institucionalidad en Argentina».