Por Carlos Ciappina

¿Una pastilla para Contexto? ¿Cómo se crea el contexto para un magnicidio?

– Contrátese un ejército de trolls que día y noche envíen mensajes de odio y agresiones verbales a través de todas las dimensiones de las redes llamadas «sociales» contra una persona con su nombre y apellido.

– Póngase en modo «nado sincronizado» a los medios hegemónicos que controlan la TV de aire, todos los cables del país, la mayoría de las radios y la prensa escrita en papel y virtual, para que día y noche transmitan noticias falsas sobre una persona con nombre y apellido.

– Convóquese durante meses a personas enfurecidas por los discursos previos a que marchen con cacerolas a gritarle insultos y agresiones verbales varias a una persona con nombre y apellido.

– Transmítase que esa persona con nombre y apellido es responsable de todo lo malo que ocurre en el país. 

– Organícese un Poder Judicial que hostigue con causas a repetición a una persona con nombre y apellido, se la acuse de decenas de delitos sin la mínima prueba y, luego de que fracasen todas las causas armadas, póngase a un fiscal a vomitar insultos durante siete días corridos en los medios que son casi una cadena nacional. Y a exigir, sin una sola prueba, cárcel para una sola persona con nombre y apellido.

– Difúndase por los medios hegemónicos los mensajes de odio e insultos de todo tipo a cargo de diputados/as , senadores/as , expresidentes, exministros y actuales gobernadores o intendentes contra una misma persona con nombre y apellido.

Una vez recorridos todos estos caminos de violencia y odio simbólico aparecerá, claro, aquel que pase a los hechos: el asesino. 

Nota: donde dice «una misma persona con nombre y apellido» léase «CFK».