La industria manufacturera registró en el mes de junio una creación de 7.200 nuevos puestos de trabajo formal, concluyendo un período de 26 meses consecutivos de expansión de la planta de trabajadores registrados, según la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo de la Nación. 

Según el organismo, durante el sexto mes del año, creció el empleo formal en veintiún de las veinticuatro ramas relevadas, lideradas por la industria alimenticia (+1912 empleos), automotriz (+997), prendas de vestir (+664), equipos electrónicos (+632), textiles (+553), maquinarias (+449) y materiales de construcción (+360). 

Al mismo tiempo, en junio hubo veinte ramas que registraron el mayor nivel de empleo formal desde la prepandemia (2019), lideradas también por la industria alimenticia (+14.400), la automotriz (+8.831), la de caucho y plástico (+8.134), la textil (+7.037), entre otras. 

En ese crecimiento, la Secretaría destacó los más de 42.500 empleos formales que alcanzó la industria farmacéutica en el período, la cifra más alta desde que hay registros. El bloque de maquinaria, por su parte, alcanzó los 56.500 puestos de trabajo, con récord histórico en el sector de maquinaria agrícola, que también registra niveles récord de producción. La industria naval también tuvo récord en crecimiento de empleo y el mejor registro desde 2016. 

«Hace veintiséis meses que crece el empleo industrial formal. No es casualidad: es resultado de políticas activas para el sector», dijo el titular del área productiva, José Ignacio de Mendiguren, y agregó: «Desde la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo tenemos la misión de sostener la actividad mientras se ordenan las variables macroeconómicas». 

El aumento del empleo formal en la industria durante junio acompañó el crecimiento de la producción manufacturera durante ese mes, que se ubicó un 2,6 % por encima de mayo y 6,9 % más que en el mismo período del año pasado. El dato contrastado con junio de 2019 ubica la producción industrial casi 15 % arriba. También fue récord la utilización de la capacidad instalada de la industria en junio, que con un 69,1 %, alcanzó el nivel más alto de los últimos cinco años.