El Gobierno Nacional presentó este martes el nuevo esquema tarifario que regirá de forma progresiva desde septiembre en el caso de la luz y el gas, mientras que en el caso del agua se realizará por etapas desde noviembre. 

En el microcine del Ministerio de Economía, la titular de la Secretaría de Energía de la Nación, Flavia Royón, encabezó la conferencia en la que explicó el nuevo cuadro tarifario que se implementará con la segmentación de tarifas a la que ya se anotaron, según datos oficiales, más de 9 millones de hogares. Según indicaron, la página web para realizar el trámite continuará abierta tanto para las personas que no se hayan inscrito como para quienes deban modificar información. 

Según Royón, la medida «no es un aumento de tarifas, sino una redistribución de subsidios». En ese sentido, aseguró que en el sistema actual «el 50 % de la población de mayores ingresos recibe el 60 % de los subsidios», mientras que «esta segmentación ha sido pensada con un criterio de distribución basado en la justicia social y equidad». 

La funcionaria estuvo acompañada por la titular de Aguas y Saneamientos Argentinos S.A. (Aysa), Malena Galmarini; el subsecretario de Energía Eléctrica, Santiago Yanotti; el subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal; y la subsecretaría de Planificación, Cecilia Garibotti. 

En el caso de la luz y el gas, la aplicación del nuevo esquema se realizará en tres etapas que comienzan en septiembre, continúan en noviembre y finalizan en enero. La segmentación en el caso del agua se completará en noviembre, enero y marzo. 

Los tres niveles definidos por el Gobierno están diferenciados por ingresos. El nivel 1 identifica a quienes pagarán tarifa plena, aunque lo harán paulatinamente en el caso de la electricidad: comenzarán con una quita del 20 % del subsidio y luego habrá dos etapas con quitas del 40 %, hasta llegar a la tarifa plena. 

Los usuarios identificados en el nivel 2, los de menores ingresos, mantendrán los subsidios en el mismo esquema que hasta hoy. 

El nivel 3, que identifica a los usuarios de ingresos medios, tendrá subsidiado el 70 % del valor de la tarifa de gas y el 30 % restante aplicará la tarifa plena. En el caso de la electricidad, se subsidiarán hasta 400 kWh mensuales y solo el excedente de ese nivel pagará la tarifa plena. Para la luz, además, se agregó un ítem para aquellas personas que no cuenten con servicio de gas por red, que eleva el tope de consumo a los 550 kWh. «El promedio en Argentina es de menos de 300 kWh mensuales, con lo cual entendemos que con 400 kWh entra más del 70 % de la demanda», dijo Santiago Yanotti durante la conferencia. 

La titular de energía explicó, por otro lado, que la medida implica un ahorro para el Estado cercano a los 47.500 millones de pesos para el año corriente, mientras que anualizado podría alcanzar el medio billón de pesos.