En medio del proceso de persecución judicial que enfrenta Cristina Fernández de Kirchner por parte del mentado «Partido Judicial», en territorio bonaerense la escena se replica contra el intendente de Ensenada, Mario Secco. El mandatario enfrenta la causa armada por ingresar a la Legislatura bonaerense en 2017 para denunciar la represión de María Eugenia Vidal contra trabajadores del Banco Provincia.

Si bien la causa se encontraba estancada el año pasado, ahora fue reactivada a pesar de su falta de sostén jurídico. Por ello, la defensa de Secco pidió la nulidad del juicio (que todavía no tiene una fecha determinada para su inicio), por considerarlo un caso de persecución judicial contra un dirigente alineado con el kirchnerismo.

«Coacción agravada, resistencia a la autoridad y perturbación al ejercicio de funciones públicas», son los delitos que cargan contra Secco por lo ocurrido en diciembre de 2017. «Esto es netamente político, no jurídico. Quieren proscribirme. Es un vuelto a los pensamientos de uno de los soldados más grandes que tiene Cristina Kirchner. Inventaron acusaciones que no tienen nada que ver con lo que sucedió porque quieren demostrar el poderío que tienen en la Justicia», aseguró el propio Secco en declaraciones.

Desde el sector legislativo bonaerense repudian el accionar de la Justicia y señalan las irregularidades con las que fue manejada la denuncia desde un comienzo. 

«Es un causa armada con un fiscal que es incompetente. Se cambiaron seis fiscales desde el armado de la causa. Ahora está el fiscal Marcelo Romero, cuyo único antecedente es el juicio por la salidera bancaria a Carolina Píparo», dijo a Contexto la diputada provincial por el Frente de Todos y referente de Ensenada, Susana González. 

Cabe recordar que el hecho por el cual se armó la causa remite a la jornada del 14 de diciembre de 2017, en plena discusión parlamentaria por la reforma jubilatoria sobre el Banco Provincia. La propuesta del entonces oficialismo de Cambiemos fue rechazada con protestas de trabajadores en las calles del centro platense, acción que fue reprimida con violencia por orden de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Ante la situación, Mario Secco, que se encontraba en el lugar acompañando el reclamo de los trabajadores, decidió acercarse a la Legislatura para denunciar el violento operativo. Mientras la sesión de Diputados se encontraba en un cuarto intermedio, el mandatario ingresó al recinto para denunciar lo ocurrido ante los legisladores y mostrar los cartuchos de gas con que la Policía se encontraba reprimiendo. 

«Los diputados que prestaron declaración testimonial, tanto del oficialismo como de la oposición, expresaron que no se sintieron ni coaccionados ni intimidados ni mucho menos. Esta causa que estaba elevada a juicio oral y paralizada desde el año pasado casualmente es activada luego de que yo impulsara una denuncia contra Julio Conte Grand», agregó González. 

«La lectura que yo puedo hacer de esto es netamente política, porque en lo jurídico es un mamarracho. Esto viene de la mano de un proceso que no es solamente con Cristina Fernández de Kirchner, sino también con un intendente como Pablo Zurro, a quien están procesando por una causa sobre la que ya dictaron falta de mérito», dijo González, y agregó: «Lo que quieren no es solamente eliminar el kirchnerismo, sino eliminar la posibilidad a aquellos que mantuvieron una conducta política y partidaria de lealtad a CFK para que puedan presentarse a elecciones en 2023».

El respaldo a Secco se hizo sentir en la plana política, donde el propio gobernador Axel Kicillof dijo en público que se trata de un claro caso de persecución política a través de vías judiciales.