El gobernador Axel Kicillof junto con el diputado nacional Máximo Kirchner y la directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta, entregaron esta tarde en el Salón Dorado de la Casa de Gobierno la jubilación número 180.000 por tareas de cuidado, al cumplirse un año de la política que garantiza este derecho a mujeres madres sin los años de aportes necesarios.

El programa de Reconocimiento de Aportes por Tareas de Cuidado, medida impulsada por ANSES, busca mitigar la desigualdad de género en el mercado laboral. En territorio bonaerense son 70.000 las madres que accedieron a su jubilación gracias a esta política con eje en la igualdad de género y la inclusión. Mientras que otras 16.000 ya han iniciado los trámites correspondientes. 

«La decisión de reconocer las tareas de cuidado implica entender que el trabajo no es algo que ocurre únicamente dentro de las fábricas y las oficinas: el trabajo es un hecho social y colectivo», remarcó Kicillof. «Las tareas dentro del hogar, acompañando a niños y ancianos, han sido realizadas históricamente por las mujeres y son imprescindibles para la sociedad, con la única diferencia de que no han sido remuneradas», añadió el mandatario, quien volvió a encabezar un acto en Gobernación luego de su gira de la semana pasada por el interior bonaerense.

Kicillof agregó que «desde la recuperación del sistema solidario y gracias a los programas de inclusión previsional más grandes de la historia, la Argentina ha alcanzado un 94 % de cobertura jubilatoria».

La iniciativa de ANSES se puso en marcha en agosto del año pasado a través del Decreto 275/2021, con el objeto de contemplar las condiciones desiguales que presentan las maternidades. En ese sentido, se decidió otorgar un año de aporte por cada hija o hijo, dos en casos de adopción, uno adicional por hijas o hijos con discapacidades y dos si los menores fueron titulares del derecho a la AUH por al menos doce meses. 

Por su parte, Máximo Kirchner destacó que «se trata de un reconocimiento más que válido, y es una gran mano en un mundo muy complejo, en una situación muy difícil». «Tenemos plena conciencia de que no es suficiente, pero que la peleamos todos los días. Pelearla todos los días significa también que esas peleas, ese trabajo, tenga resultados, y cuando uno ve los resultados siente mucha felicidad».

«Si podemos estar hoy acá y ANSES tiene la posibilidad de llevar adelante estas políticas públicas, es porque hubo un Gobierno que se plantó cuando se debía plantar. A partir del 2003, no a la velocidad que quisiéramos, pero sin descanso, logramos que muchos argentinos y argentinas pudieran acceder a la jubilación que un sistema económico excluyente les había vedado», enfatizó Kirchner.

En tanto, Raverta subrayó que esta política «fue posible gracias a la presencia del Estado, de muchas personas con responsabilidad y de madres con compromiso que hicieron un gran esfuerzo para que el día de mañana sea mejor». «En cada esfuerzo que ustedes han hecho por sus hijos hubo también un esfuerzo por la provincia de Buenos Aires y la Argentina», añadió.

Estuvieron presentes las ministras de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz; de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez; y de Ambiente, Daniela Vilar; la presidenta del Instituto Cultural de la provincia, Florencia Saintout; los ministros de Salud, Nicolás Kreplak; y de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque; y la titular del Instituto de Previsión Social (IPS), Marina Moretti.

La brecha de género en el mercado de trabajo

Actualmente solo una de cada diez mujeres logra contar con el requisito oficial para acceder a la jubilación, es decir, tener sesenta años de edad y treinta años de aportes al sistema previsional, según datos de ANSES. Las mujeres cuentan con peores y menores oportunidades laborales y usualmente dedican más tiempo y esfuerzo al trabajo en sus hogares, que no está reconocido ni remunerado.

La brecha de género en el mercado laboral se refleja en una serie de indicadores del mercado de trabajo. Por caso, la tasa de actividad en las mujeres representa el 50 %, mientras que en el caso de los varones es del 69 %; además, la tasa de empleo en las mujeres alcanza el 46 % y en los varones, el 64 %.

La tasa de subocupación en las mujeres es del 15 %, y en los varones, del 10 %; mientras que la tasa de asalariados no registrados, de 36 %, frente al 31 %, respectivamente. Además, apunta la ANSES, en el mercado de trabajo formal la brecha de ingresos es del 18 % entre el promedio de mujeres y varones, a favor de estos últimos.

«Las diferencias salariales implican que los estratos de menores ingresos se encuentran feminizados, mientras que los estratos de mayores ingresos están masculinizados», indicó la entidad que dirige Fernanda Raverta. Y agregó que «los períodos dedicados a la crianza de hijos e hijas ocasionan declives en las trayectorias de las historias contributivas de las mujeres, limitando su acceso a las prestaciones de la seguridad social o a la calidad de esas prestaciones, en el caso de acceder».