El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció un conjunto de medidas tras el acto de jura que encabezó el presidente Alberto Fernández, y explicó los principales lineamientos de su programa económico. 

«Los principios son orden fiscal, superávit comercial, fortalecimiento de reservas y desarrollo con inclusión», dijo durante la conferencia que realizó en el Palacio de Hacienda, donde estuvo acompañado por sus principales colaboradores. 

El funcionario destacó que la Argentina «tiene la oportunidad de transformarse en un gran jugador mundial» en cuanto a recursos naturales, energéticos, minerales y humanos, y afirmó que «nuestro objetivo es crecer con inclusión». 

Las medidas anunciadas por el ministro, si bien abarcan distintos frentes, están orientadas a sostener los ejes que definió como prioritarios de su programa y combatir lo que definió como «flagelo de la inflación». También adelantó que el mismo miércoles tuvo un encuentro virtual con el FMI «muy productivo», y anunció un canje voluntario para los vencimientos en pesos de los próximos noventa días, del cual la cartera ya contaría con un 60 % de adhesión. El objetivo de este último aspecto, según Massa, es «dar mayor previsibilidad y despejar la incertidumbre». 

En primer lugar, reafirmó que la Administración del Frente de Todos seguirá con la meta de 2,5 % de déficit fiscal pautado en el Presupuesto y que continuará el congelamiento de ingresos a la planta del Estado nacional, que se hace extensivo a las empresas descentralizadas. Al mismo tiempo, indicó que no se utilicen los saldos de adelantos transitorios del Tesoro, por un lado, y que el lunes próximo se realice un reintegro por 10.000 millones de pesos al Banco Central. 

También relacionado con el equilibrio de las cuentas públicas, principio sostenido hasta ahora por los tres ministros que pasaron por la gestión de Fernández, anunció que la Secretaría de Energía trabajará en la modificación del esquema de subsidios de servicios públicos, que tendrán límite de acuerdo al consumo. 

«Hay medidas para aumentar las exportaciones, pero también para controlar abusos en las importaciones», dijo Massa respecto del segundo eje que desarrolló, relacionado con el sostenimiento del superávit comercial, que el mes pasado registró por primera vez en varios meses un resultado deficitario. Según el ministro, se detectaron «mecanismos de triangulación con subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones», por lo que el nuevo Ministerio abrirá «un registro por sesenta días para que rectifiquen su posición frente a la Aduana». También se abrirán líneas de crédito para aumentar el volumen de exportaciones y el número de empresas en condiciones de hacerlo. 

Respecto del fortalecimiento de las reservas internacionales, el ministro dijo que se acordó un «un esquema de adelanto de exportaciones con las cadenas de valor de la pesca, el agro, la minería y otros sectores» por el que «ingresarán en los próximos sesenta días un total de 5.000 millones de dólares que pasarán a engrosar las reservas del Banco Central». También anunció que el Gobierno trabaja en un adelanto de unos 1.200 millones de dólares de organismos internacionales, y una línea de financiamiento con la Corporación Andina de Fomento por 750 millones de dólares. 

Finalmente, informó que el próximo 10 de agosto se anunciará el nuevo esquema de movilidad jubilatoria que tendrá, además, un refuerzo para mejorar la situación de las jubilaciones frente a la escalada inflacionaria. También dijo que convocarán a empresarios y sindicalistas para «asegurar un mecanismo que permita la recuperación de ingresos de los trabajadores del sector privado» que ganen entre 50.000 y 150.000 pesos. Y anunció la unificación de todos los programas de crédito para la producción, las pymes y el consumo bajo una única línea llamada Crédito Argentino.