Se cumplen este lunes cinco años de la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado, el joven artesano y tatuador que participó de una protesta de la comunidad mapuche que fue reprimida por Gendarmería, y el pedido de justicia por el caso sigue vigente. Familiares, organizaciones sindicales y de derechos humanos, como también artistas y referentes de la cultura, encabezaron una movilización y un acto en su memoria en Plaza de Mayo.

La Chilinga, La Delio Valdez y Las Manos de Filippi fueron algunos de los grupos de renombre que se hicieron presentes esta tarde para participar del acto que no solo busca honrar la memoria de Maldonado, sino también exigir avances en la investigación del caso, que, según sus familiares, está paralizada desde 2020.

«No se hizo nada. La causa está paralizada en la Corte desde marzo de 2020, a la espera de que se investigue como ‘desaparición forzada’ y que se designe otro juez», fueron declaraciones de Sergio Maldonado, hermano de Santiago y principal activista en la lucha por justicia en este caso de violencia institucional ocurrido el 1º de agosto de 2017. 

«Ya son cinco años de impunidad. Seguimos exigiendo justicia por Santiago Maldonado», fue el mensaje enviado por la agrupación política La Cámpora en el marco de la fecha. Desde las organizaciones de derechos humanos también emitieron su mensaje, como fue el caso de Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. «En nombre de todas las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora quiero decirles que hoy más que nunca estamos junto a la familia de Santiago Maldonado. Parece mentira, Dios mío, que aún no se haya hecho justicia», sostuvo este lunes.

La convocatoria fue acompañada por Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. Capital, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), Liga Argentina por los Derechos Humanos (LADH), Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

«A cinco años de la desaparición forzada de Santiago, seguimos teniendo más preguntas que respuestas. No sabemos dónde murió Santiago, no sabemos cuándo murió, no sabemos por qué hay un perfil genético diferente al de él en el bastón que había junto a su cuerpo, no sabemos por qué los billetes que tenía en el bolsillo de su pantalón estaban en perfecto estado cuando se supone que estuvo 78 días bajo el agua», expresó la referente de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), María del Carmen Verdú, en diálogo con La Garganta Poderosa

Cabe recordar que el nombre de Santiago Maldonado se convirtió en un símbolo ineludible de las múltiples manifestaciones y luchas que tuvieron lugar en el país durante el período de gobierno de Cambiemos, con Mauricio Macri a la cabeza.

El joven de veinticinco años se había dirigido en 2017 a participar de un reclamo de la comunidad mapuche en la Pu-Lof de Cuchamen. Su desaparición se produjo en el marco de un operativo de represión de Gendarmería en esa región, dando lugar a un reclamo masivo por su aparición. Después de 78 días, su cuerpo fue encontrado sin vida a orillas del río Chubut, iniciando un proceso judicial plagado de irregularidades. A ello se sumó una fuerte campaña mediática y política por parte del entonces oficialismo, orientada a invisibilizar el caso, deslegitimar el reclamo de justicia y encubrir el componente represivo que propició la desaparición y muerte de Maldonado.