El Gobierno bonaerense anunció el inicio de obras del nuevo edificio del Archivo Provincial de la Memoria, que se encuentra ubicado en el ex Destacamento de Inteligencia 101 del Ejército, centro neurálgico en la provincia del sistema represivo durante la última dictadura cívico-militar.

El edificio, ubicado en 55 e/ 7 y 8, en La Plata, contará con más de 630 metros cuadrados cubiertos, distribuidos en cinco plantas para consolidar y difundir las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, según establece la Ley N° 12.498 del Registro Único de la Verdad, sancionada en 2004.

De acuerdo con esta ley, todo integrante de la comunidad tiene derecho a conocer la verdad acerca de la desaparición forzada de personas, muerte, sustracción de menores y demás violaciones de derechos humanos ocurridos durante la represión ilegal desarrollada por el terrorismo de Estado en Argentina durante la última dictadura.

Los funcionarios el día del anuncio de la obra que comenzó este martes

La función del Archivo Provincial de la Memoria

El Archivo Provincial de la Memoria (APM) es el organismo encargado de preservar la documentación acerca de las violaciones a los derechos humanos en la provincia de Buenos Aires, en particular los documentos vinculados a la última dictadura cívico-militar. Su construcción fue una decisión de la Subsecretaría de Derechos Humanos, que encabeza Matías Facundo Moreno.

El APM busca y custodia los fondos y colecciones públicas y privadas que puedan constituir pruebas en los juicios de lesa humanidad, que respalden las políticas reparatorias del Estado provincial.

El Destacamento de Inteligencia 101 

El Destacamento de Inteligencia 101 fue una unidad de inteligencia del Ejército Argentino, dependiente de Jefatura II de Inteligencia del Estado Mayor del Ejército, que constituyó la base de operaciones desde la cual se planificaron y ejecutaron secuestros, interrogatorios bajo tortura, asesinatos y otras acciones represivas ilegales del Estado en La Plata y otras localidades bonaerenses desde 1975.

A partir de 1976, la dictadura cívico-militar desplegó desde ese organismo tareas de inteligencia, principalmente en jurisdicción de la subzona 11, que abarcaba la zona sur del conurbano bonaerense y San Andrés de Giles, Luján, Mercedes, General Rodríguez, Marcos Paz, General Las Heras, Navarro, Lobos y Cañuelas. Además, tenía injerencia sobre las ciudades de San Nicolás, Mar del Plata y Junín. En todo ese vasto territorio funcionaron dieciocho centros clandestinos de detención, entre los que sobresalen el Pozo de Banfield, el Pozo de Quilmes, la Brigada de Investigaciones de La Plata, el Pozo de Arana, El Banco, El Vesubio y La Cacha.

En octubre de 2014, el Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata condenó por delitos de lesa humanidad cometidos en La Cacha a nueve militares y personal civil de inteligencia de ese destacamento, y pidió a los Estados nacional y provincial desafectarlo. En 2021, la Agencia de Administración de Bienes del Estado cedió el edificio ubicado en 55 e/ 7 y 8 y se lo otorgó al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, para construir allí el Archivo de la Memoria.