Marta Ramallo encabezó este martes un acto al conmemorarse cinco años de la desaparición de Johana Ramallo en un contexto de trata, según la principal hipótesis de la investigación. La madre de la joven pidió «no más pibas desaparecidas» y lanzó duras críticas a la Justicia.

La jornada (inscrita en el programa Mariposas, de la Subsecretaría de Políticas contra las Violencias por Razones de Género) contó con la participación de la ministra de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad, Estela Díaz, y de la subsecretaria, Flavia Delmas, entre tras funcionarias. También fueron de la partida madres de víctimas de feminicidios, como Lucía Pérez Montero, Aracelli Fulles, Nadia Ferraresi y Claudia Salgán; además de Rosa Schonfeld, madre del estudiante Miguel Bru, torturado hasta morir por policías bonaerenses.

«Un 26 de julio [de 2017] mi hija me daba el último beso sin saber que era la última vez que me besaba en la frente. Y qué iba a saber yo que era la última vez que la veía cuando me dijo: ‘Metete adentro que está lloviendo. ´Hoy vuelve a llover y no me voy a meter adentro. Yo salí en búsqueda de mi hija, como salimos todas las madres de femicidio», recordó Marta durante una jornada en memoria de Johana en el Anexo de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires.

«No quiero más Johanas desaparecidas, no quiero que salgan más pibas de sus casas y nos las devuelvan en una urna y nos digan esta es la Johana que te devolvemos», pidió.

«Johana me falta todos los días, no solo los 26 de julio. Hace cinco años estábamos compartiendo con mis hijos y su hermana, jugando a las cartas con su abuela. Johana se levantó, me pidió que le ate el pelo y me dijo que iba a volver», recordó.

En su discurso, Marta detalló cómo la Justicia tardó en identificar los restos a pesar de la minuciosa descripción que ella había brindado de la joven. Vale recordar que en agosto 2018, en Palo Blanco, Berisso, se halló una extremidad, pero recién en abril de 2019 le confirmaron que se trataba de Johana.

«¿Cómo no se dieron cuenta ese 18 de agosto, cuando se levantó ese primer resto, que era el tatuaje que llevaba Johana en su pierna? Ese tatuaje yo lo había denunciado. ¿Cómo no se dieron cuenta que era ella? Con qué impunidad se manejó la Justicia ordinaria, que dejó los restos de Johana con un precinto, encajonada, tirada en una caja», señaló.

Marta expresó que «una urna vale la vida» de sus hijas «para un Poder Judicial patriarcal, machistas, proxeneta y regenteador del cuerpo» de las chicas.

Durante la jornada también se presentó una placa con la imagen de la joven, que quedará emplazada en los Tribunales Federales de esta ciudad.

La mujer también se refirió a la detención de «El Cabezón» Rodríguez y pidió una condena firme y no «una perpetua que en veinticinco años lo deje en libertad porque un psicólogo dice que ya está apto para la sociedad, que ya pagó y cumplió la condena». «Yo hace cinco años que no duermo bien, que doy vueltas en la cama sin pegar un ojo, mientras que él tiene a sus hijas, sus familiares, que lo van a visitar», expresó.

En este contexto, Marta consideró que «el Poder Judicial» le «debe disculpas» y «respuestas» a todas las madres de víctimas como Johana.

Rodríguez está con prisión preventiva acusado de los delitos de «comercio de estupefacientes en concurso ideal con explotación económica de la prostitución en la ‘zona roja’ de la ciudad de La Plata, y promoción, facilitación y explotación económica de la prostitución ajena agravados por el abuso de la situación de vulnerabilidad en tres oportunidades», entre ellos el caso de Johana Ramallo.

«Estamos viviendo estos cinco años un momento distinto, porque es la primera vez que tenemos una persona detenida en la causa. Es una diferencia sustancial respecto a donde estábamos y es posible gracias a Marta, a Flavia y a todas las compañeras que fueron parte del reclamo de justicia. Es el compromiso, la participación, el Estado presente y la organización que luchó por justicia por Johana lo que nos ha permitido llegar hasta acá. Es por el camino por el que tenemos que seguir», expresó la ministra Estela Díaz.

Por su parte la subsecretaria Flavia Delmas señaló: «Cuando vemos la foto de Johana con la remera del Ellas Hacen, lo que estamos viendo es la política pública, presente y activa, que sabe muy bien a quién tiene que estar dirigida y qué transformaciones produce en esas vidas. Un Estado que se retira deja a la intemperie a nuestras pibas, a nuestras mujeres, a nuestros niños, a nuestras abuelas, y durante esa época tan difícil lo que hicimos fue juntarnos, armar un colectivo, y tomamos la decisión de buscar justicia».