El gobernador Axel Kicillof presentó hoy en Lanús el Plan Provincial Integral de Salud Mental, junto con la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, y su par bonaerense, Nicolás Kreplak. Con esta iniciativa busca «transformar el modelo de atención, pasando de uno tutelar-asilar a otro con base en las comunidades y sin exclusiones».

Kicillof sostuvo que «este plan fue construido desde una perspectiva de integración del sistema sanitario que permita articular todos los espacios y alcanzar una organización más justa, garantizando así el derecho a la salud». 

El mandatario cuestionó la gestión de María Eugenia Vidal y remarcó que el objetivo del nuevo programa es «la inclusión social de quienes sufren padecimientos mentales». «El área de salud mental en esos cuatro años tuvo congelados los ingresos, bajó los sueldos, no había condiciones de trabajo, se caían los edificios encima», apuntó. Y añadió que «había muchas formas de cerrar los hospitales neuropsiquiátricos de la provincia, que se habían convertido en espacios de exclusión».

Las críticas también alcanzaron a los privados del sector de la salud. «Les pido a los señores de los laboratorios que dejen de subir los precios de los psicofármacos y dejen de especular con eso. El plan de psicofármacos pasó de 1.000 a 13.000 inscriptos y el Estado se los da porque lo necesitan, porque donde hay una necesidad hay un derecho», subrayó.

Por su parte, Kreplak detalló las principales líneas del programa, que incluyen garantías provistas por el Banco Provincia para quienes necesitan alquilar una vivienda tras un periodo de internación; el incremento en un 300 % de las y los destinatarios y el aumento de los subsidios que facilitan la reinserción social; y la apertura de dieciséis nuevos Centros Comunitarios de Salud Mental y Consumos Problemáticos.

La política en salud mental en el último tiempo también abarcó en los hospitales generales la incorporación de 38 equipos interdisciplinarios de atención en urgencias, donde trabajan 120 profesionales nuevos, y el incremento en un 26 % de la cantidad de camas para usuarios en momentos de crisis. 

Durante su participación, Vizzotti enfatizó que «la provincia de Buenos Aires es un ejemplo para todo el país a partir de este plan que brinda acceso, atención y continuidad con perspectiva de derechos humanos y de género». «Desde el Estado nacional vamos a seguir acompañando a todas las jurisdicciones para garantizar que los cuidados de la salud mental sean accesibles, de calidad y equitativos, en el marco de un sistema integrado, libre de estigmas y discriminación», afirmó.

En tanto, Kreplak enfatizó que «estamos construyendo una política para la atención de la salud mental con base en la comunidad y, al mismo tiempo, discutiendo de qué manera el Estado se acerca a nuestro pueblo». Y concluyó: «No tenemos solamente la tarea de ayudar a curar y acompañar, sino que también debemos resarcir una deuda histórica con los derechos humanos que han sido violentados durante mucho tiempo».