En pleno escenario de discusiones internas en el oficialismo, Máximo Kirchner envió un fuerte mensaje hacia la militancia en territorio bonaerense con la mira puesta en el reordenamiento del rumbo político del Frente de Todos de cara a 2023. El diputado y actual titular del PJ bonaerense se presentó en un acto en Escobar, donde llamó a retomar las banderas originales con que se formó el Frente de Todos en 2019, reafirmó su postura en la discusión por la deuda con el FMI y se pronunció sobre las disputas en el seno de Nación.

«Si alguien quiere saber cómo se gana en 2023, es entendiendo cómo se ganó en 2019: hay que seguir dando la pelea», fue la reflexión final con que Máximo Kirchner sintetizó el mensaje del acto, donde realizó un repaso de las principales problemáticas que acucian al país en la actualidad, fundamentalmente en el plano económico. 

«Nuestro país desde el 9 de diciembre de 2015 entró en un tobogán y no hay argentino y argentina que no lo sepa. El profundo daño que generó la presidencia de Mauricio Macri es muy profundo y de una gran extensión en el tiempo. A veces quieren minimizar desde algunos medios de comunicación. El endeudamiento que generó macri es de una profundidad y carnadura pocas veces vista», dijo Kirchner.

«Cuánto mejor viviríamos si ese endeudamiento hubiera llegado a la gente, si se hubiera materializado en pizarrones, en escuelas, en la salud pública, en universidades, en créditos para pymes. Si ese endeudamiento hubiera servido para hacer una planta de gas natural licuado», agregó.

El acto tuvo lugar en el microestadio de Garín, en el distrito del conurbano bonaerense donde asumieron las nuevas autoridades del Partido Justicialista provincial. Allí estuvo presente el propio intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, quien también asumió como titular del Partido Justicialista local del distrito y celebró la asunción de Máximo Kirchner a nivel bonaerense. «Quiero expresar la enorme confianza que tengo en nuestra conducción. Vamos a salir fortalecidos de esto. Ningún ego es más grande que las necesidades de nuestro pueblo», expresó el intendente local.

En tanto, Máximo Kirchner decidió reafirmar la postura sentada frente a la discusión por el reestructuramiento de deuda con el Fondo Monetario Internacional, una de las discusiones sobre las cuales decidió dar debate y derivó en su renuncia a la conducción del bloque del Frente de Todos en Diputados, como manifestación de su desacuerdo con el rumbo tomado por Martín Guzmán. 

«Cuando decidí dejar la conducción de diputados nacionales en nuestro Gobierno porque no estaba de acuerdo cómo se habían llevado adelante las negociaciones con el FMI, no lo hice pensando en mi destino personal ni en falsos protagonismos, sino entendiendo que podríamos haber hecho las cosas mejor. Esperé poder hablar con el presidente, me pidió pensarlo, lo pensé y le confirmé la decisión», sostuvo.

Esta fue la primera aparición pública en un acto por parte de Máximo Kirchner luego de la súbita renuncia de Martín Guzmán al cargo de ministro de Economía, accionar que fue tomado como un gesto de reacción final ante la inconformidad social por el rumbo adoptado en materia económica desde Nación. En ese sentido, decidió enviar un mensaje de unidad respecto de las discusiones suscitadas ante los cambios ocurridos en el gabinete en los últimos meses. 

«Esto que pasó en los últimos días, que vaya a saber cómo fue, pero que no fue comunicado con el presidente, fue de una irresponsabilidad supina. Leía unas declaraciones de la actual titular del FMI: ‘necesitamos tener claro que las acciones dolorosas a veces son necesarias para cosechar beneficios’. ¿Dolorosas para quién? ¿Por qué no decisiones inteligentes?¿Cuándo le van a dar un respiro a la gente? Es ahí cuando las dirigencias deben crecer en las difíciles. Qué fácil es ser dirigente cuando hacés lo que te dice el FMI», indicó.

Kirchner fue terminante en el llamado a recuperar la plataforma de gobierno que ganó las elecciones en 2019 y reconstruir la propuesta de reactivación original del Frente de Todos. «Es obvio que todos los que están aquí, en 2019, cuando fueron a votar, querían una realidad mejor. No alcanza con que nos una el espanto, nos tienen que unir los sueños, las ilusiones. No me alcanza que Macri esté del otro lado», aseveró Kirchner.

Asimismo, dejó un fuerte mensaje dirigido a la esfera política del propio espacio de Gobierno, en especial en referencia a quienes decidieron confrontar con la conducción de cristina Fernández de Kirchner. «Muchas veces en estos últimos meses escuché a dirigentes importantes de nuestro espacio referirse muy mal y de muy mala manera a la compañera Cristina, y se abrazaron a Guzmán y los dejó tirados. Y ahí está Cristina otra vez poniendo la cara para sacar al país adelante. A ver cuándo aprenden que dar debates internos no significa ponerse del lado de Drácula para tener razón», señaló. 

«Sé que no la están pasando bien. Cuando van a una verdulería o carnicería sienten el sogazo en el bolsillo. Hay que trabajar para recuperar el poder adquisitivo de las trabajadoras y trabajadores del sector formal, informal, la economía popular o llámenla como quieran», añadió el titular del PJ bonaerense.

En el acto estuvo presente además la ministra de Gobierno bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez, quien también envió un mensaje a la militancia de cara a la batalla política que se vislumbra para el año próximo. «Esta derecha salvaje ya no viene con globitos de colores ni revoluciones de alegría. Esta vez viene sin máscara: viene para achicar el Estado, para que el individualismo prime sobre lo colectivo, el sálvese quien pueda. Frente a esa derecha empecemos a construir con toda nuestra energía el triunfo del peronismo en 2023», dijo la funcionaria provincial.

«Nuestras mejores redes sociales son nuestros plenarios, nuestro puerta a puerta, donde podemos mirarnos a los ojos y decirnos las cosas. La memoria histórica del peronismo nos lo dice, el peronismo de Juan Perón nos da la fuerza, el peronismo de Néstor Kirchner, que agarró un país destrozado y lo puso de pie», agregó.