El Gobierno de Axel Kicillof selló un fuerte voto de confianza con el sector sindical en el acto que tuvo lugar este viernes en Cañuelas, en el marco de la apertura de las jornadas de coordinación institucional para delegados y delegadas del Ministerio de Trabajo bonaerense. Allí, con fuerte presencia de referentes regionales, reivindicó la «refundación» de la cartera tras los cuatro años de retroceso que significó la gestión Cambiemos.

Esta semana ocurrió un hecho sumamente significativo: la cartera conducida por Mara Ruiz Malec dejó sin efecto una multa de casi 700 millones de pesos que la gestión de María Eugenia Vidal había impulsado contra el gremio docente SUTEBA. La decisión de Kicillof de dejar sin efecto la millonaria sanción fue no solo la impugnación de un elemento punitivo que nunca tuvo vigencia real, sino además un gesto político de esta Administración sobre el sector sindical.

«Nos hemos propuesto resignificar y brindarle un papel protagónico al Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires», expresó el propio Kicillof en el acto que tuvo lugar en en el Centro Recreativo Dirck Kloosterman de SMATA, en Cañuelas, junto al secretario general de ese gremio, Ricardo Pignanelli, y la intendenta local, Marisa Fassi. 

El acto buscó enviar un mensaje de fuerte peso político para mostrar la transformación del perfil de esa cartera que hasta dos años atrás fue conducida por el mentor de la llamada «Gestapo antisindical», Marcelo Villegas, quien signó su gestión por la confrontación directa con las representaciones gremiales y la sumisión del ministerio a las políticas de ajuste de Cambiemos. 

Una de las premisas básicas de la nueva gestión al llegar en 2019 fue la de cambiar de manera radical ese perfil y reubicarlo en la senda de protección de los derechos de las y los trabajadores. «Tras años en los que el Estado estuvo presente pero al servicio de los intereses de los más poderosos, hoy podemos afirmar que la tarea de refundación de nuestro Ministerio de Trabajo está cumplida», estimó Kicillof.

«Estoy orgullosa del trabajo realizado y de la impronta que han ganado las delegaciones para la defensa de los derechos laborales en todo el territorio. Con el esfuerzo que realizan día a día, estamos demostrando que es posible alcanzar una Argentina y una provincia de Buenos Aires con más oportunidades y bienestar para todos y todas», expresó, por su parte, la ministra Ruiz Malec en el acto de apertura de las jornadas.

En estas actividades participan representantes de las 46 delegaciones que el Ministerio de Trabajo bonaerense posee distribuidas en nueve zonas. Entre sus funciones se encuentran la gestión administrativa de accidentes laborales, la intervención en conflictos individuales y colectivos y la evaluación y preparación de informes acerca del cumplimiento de las metas propuestas por los diferentes programas de la cartera.

Cabe recordar que esta semana se desarrollaron varios avances en materia de gestión del Ministerio de Trabajo en el conurbano bonaerense, como la inauguración de la subdelegación de la cartera laboral en la ciudad de San Vicente, un distrito que no tenía una dependencia propia. Debe sumarse también el lanzamiento en el distrito de Lomas de Zamora de un nuevo nodo con un proyecto integral para el abordaje del trabajo infantil en el sector de la indumentaria.