La disputa por la federalización de la Justicia continúa firme y este miércoles tendrá una nueva instancia de debate por la ampliación del Consejo de la Magistratura, propuesta impulsada por el oficialismo y que busca elevar el número de integrantes de trece a diecisiete. El proyecto, que ya cuenta con media sanción en Senadores, busca crear cuatro regiones federales para el funcionamiento del Consejo para que sesione periódicamente en diferentes puntos del país.

En ese marco, se llevará adelante el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia en el anexo de la Cámara de Diputados, jornada que contará con la presencia del ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Martín Soria. Se trata de la última sesión informativa sobre el proyecto en discusión, donde el Frente de Todos pelea por conseguir la sanción definitiva de la propuesta frente a la negativa presentada por Juntos por el Cambio.

El 22 de marzo, en el inicio de las discusiones, el propio Soria fue duro con la Suprema Corte de Justicia de la Nación al definir que el Congreso está «obligado a legislar bajo presión», en referencia al peso político ejercido desde el máximo tribunal, hoy señalado por su centralización de mando en las cuatro actuales autoridades. Meses antes, a fines de 2021, el máximo tribunal había declarado inconstitucional el proyecto de ampliación del Consejo presentado en 2006, en un claro gesto político de intimidación.

El proyecto que ya fue aprobado en la Cámara Alta y que este miércoles volverá a ser detallado establece una composición del Consejo de la Magistratura de cuatro jueces, seis legisladores, cuatro abogados, un representante del Poder Ejecutivo y dos representantes de los ámbitos académicos o científicos.

De esta manera, si avanza el proyecto del Poder Ejecutivo, el Consejo volvería a ampliarse.

El Consejo tiene hoy siete representantes de la política (seis legisladores y un representante del Ejecutivo) y eso le otorga quorum propio y la mayoría absoluta del cuerpo, pudiendo aprobar todo aquello que se proponga, si existe acuerdo entre ellos.

Mientras este debate espera su continuación en el Congreso, desde la Corte Suprema decidieron reafirmar su poder frente a los procesos de persecución judicial que se iniciaron contra Cristina Fernández de Kirchner. Este martes se conoció la decisión, por unanimidad, de rechazar los planteos de la defensa de la vicepresidenta en el marco de una causa por supuestas irregularidades en la obra pública.

Los magistrados que presiden el máximo tribunal, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, decidieron mantener la continuidad del juicio oral y público conocido como «Vialidad», que está próximo a su finalización.

El grupo de jueces decidió rechazar los planteos realizados tres años antes por la defensa de la vicemandataria, que señalaban que la causa ya había pasado por la Justicia de Santa Cruz, que las obras en cuestión no contaban con peritajes adecuados, o incluso la intervención de los jueces Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, señalados por mantener visitas con Mauricio Macri en la Quinta de Olivos.