El proyecto para establecer un salario básico universal recibió un contundente respaldo por parte del ministro bonaerense de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, y del referente de Patria Grande y del Movimiento de los Trabajadores Excluidos, Juan Grabois. Ambos debatieron sobre esta iniciativa en un panel este mediodía y destacaron la importancia de generar un piso de ingresos para los sectores de la población más vulnerables.

«La posibilidad de contar con un ingreso de carácter universal ayudaría y complementaría las políticas que estamos desarrollando», dijo Larroque a Contexto antes de ingresar al colmado Salón Auditorio de la Cámara de Diputados bonaerense, donde se realizó la actividad. El funcionario remarcó que con los programas MESA y Servicio Alimentario Escolar Provincia llega a más de 2 millones de chicos y chicas. «Eso es importante pero no alcanza», enfatizó, y pidió una cobertura de ingresos «más abarcativa» por parte del Estado nacional.

El dirigente de La Cámpora sostuvo que «hay que aumentar y ordenar la inversión social» para «acelerar la recuperación y que llegue a todos los sectores», porque «estamos viviendo una situación muy difícil y hay un sector de la sociedad que no está contenido, pese al inmenso esfuerzo que estamos haciendo».

Larroque y Grabois juntos durante el debate para impulsar el proyecto de salario básico universal

Por su parte, Grabois dio los detalles del proyecto que presentaron diputados del Frente de Todos el pasado 10 de mayo, encabezados por Itaí Hagman. La iniciativa tiene como grupo social objetivo a 9 millones de personas que no cuentan con un ingreso fijo por mes. Se trata de desocupados, asalariados informales, cuentapropistas pobres e incluso trabajadores formales de bajos ingresos. 

Para determinar un parámetro de ingreso, los diputados tomaron el valor de la canasta básica alimentaria por adulto. En ese sentido, Grabois dijo que el proyecto «es una transferencia equivalente a la línea individual de incidencia (15.000 pesos), para garantizar la canasta alimentaria a cada individuo de entre dieciocho y sesenta años que no tiene ingresos fijos regulares y registrados», puntualizó el dirigente social.

Además, afirmó que «esta medida eliminaría de manera directa la indigencia, pero todas esas personas van a seguir trabajando, por eso no hablamos de ingreso básico universal y sí de salario básico universal, porque es un reconocimiento a este sector de la sociedad por su aporte al PBI y al aporte impositivo, que lo pagamos todos», agregó.

El proyecto representa una inversión social de 2,1 % del PBI, aunque se reduce al 0,7 % si se contabilizan las políticas que podrían estar subsumidas en el SBU (como la Tarjeta Alimentar) y el retorno fiscal que generaría esta inyección de recursos en los sectores populares. 

Del panel también participaron las diputadas bonaerenses Lucía Klug y Mariana Larroque y el presidente de la Federación de Trabajadores de la Economía Social, Eduardo Montes. A su vez estuvieron presentes legisladores y funcionarios bonaerenses y militantes del Frente Patria Grande, que se mantuvieron en la puerta del Edificio Anexo de Diputados.

De este modo, Larroque y Grabois se mostraron en sintonía en pos de ampliar la política de ingresos para mejorar los niveles de consumo, frente a una inflación acumulada en los primeros cinco meses del año del 29,3 %, la más alta desde 1991. La estrategia de Provincia viene siendo trabajar en conjunto con las organizaciones sociales para articular nuevas políticas públicas y legislaciones que recompongan los ingresos.