En medio de las operaciones mediáticas y políticas centradas en el avión de bandera venezolana y tripulación iraní que se encuentra detenido en Ezeiza, desde el Gobierno realizaron un llamado de atención por la obsesión con este caso y la poca investigación sobre otro episodio que involucró el recorrido de la aeronave de Emtrasur e implicó a un importante socio político de Mauricio Macri.

«Cuando hay que cubrir a terceros, aparece el interés político», fue la definición utilizada por el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, al referirse al modo en el que la oposición decidió criticar el procedimiento de los diferentes organismos que intervinieron en la investigación por la aeronave donde viajaban cinco iraníes y catorce venezolanos.

Massa remarcó que tanto ANAC como Migraciones y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) «actuaron correctamente», y decidió bajarle el tono a declaraciones de figuras como Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta, quienes decidieron subirse al desfile de chicanas hacia las medidas de seguridad adoptadas desde Nación. Al mismo tiempo, el presidente de la Cámara Baja advirtió la poca atención que el propio macrismo le dio a un caso que también involucró a la aeronave de bandera venezolana un mes atrás, en el marco de un particular traslado de cargamento de tabaco entre Paraguay y el Caribe.

El recorrido del avión en vuelos anteriores, según el comentario de Massa, evoca «la presencia de una tabacalera de Paraguay de un socio de un dirigente político argentino», detalle que apunta de manera implícita a Macri.

«Siempre en estas cosas, sobre todo cuando hay que cubrir a terceros, aparece el interés político. Acá hay un intento de discusión política alrededor de un tema donde la ANAC, la PSA y Migraciones actuaron como corresponde, pero hay que tapar la existencia o la presencia de una tabacalera de Paraguay que es de un socio de un dirigente político argentino», fue la observación de Massa que puso en el centro de la discusión al expresidente, ligado a un sospechoso caso de tráfico de tabaco que complica a un poderoso socio político en la región.

Para entenderlo hay que recordar que, a mediados de mayo de este año, el mismo avión de Emtrasur partió de Paraguay a una isla del Caribe con un cargamento de cigarrillos valuado en 755.000 dólares. Según la factura 001-002-0000640 declarada por la empresa Tabacalera del Este SA (TABESA), en cuya partida se trasladaron 6.010 paquetes de «Ibiza extra suave doble filtro short».

El cliente declarado es la empresa Tabacos USA Inc, pero la firma receptora fue Tabacal Free Zone Nv, con sede en Aruba, en la zona del Caribe. La firma TABESA está vinculada al ex presidente de Paraguay, Horacio Cartés, un hombre muy cercano a Mauricio Macri.

Cartés, de 64 años, fue presidente entre 2013 y 2018 y, de la misma manera que Macri, debe buena parte de su ascenso político a haber presidido un club de fútbol, Libertad. Aunque no es ese el único detalle que los emparenta. Es además una de las personas más ricas del país (su fortuna superaría los 200 millones de dólares, según informó en su última declaración jurada como presidente) y, al igual que el ex presidente argentino, carga en sus espaldas una serie de causas judiciales, como las vinculadas al mencionado contrabando de tabaco, al narcotráfico y al proceso de Lava Jato (por esta última llegó a tener captura internacional).