Funcionarios del Gobierno bonaerense recibieron esta tarde a representantes de los gremios docentes para abordar la situación que atraviesan algunas escuelas de la provincia, por problemas de gas que impiden la calefacción en medio de las bajas temperaturas que se vienen registrando.

El director general de Cultura y Educación, Alberto Sileoni, expuso durante el encuentro el plan de obras que viene desplegando Provincia y reconoció que los inconvenientes en el suministro de gas continúan en 350 establecimientos, donde aseguró que siguen «trabajando muy fuerte para resolverlos». En total funcionan 11.000 edificios públicos de educación inicial, primaria, secundaria y especial en territorio bonaerense.

Cuando asumió Kicillof, eran 1.967 las escuelas con problemas de gas, según un censo de infraestructura realizado durante 2020-2021 que puso sobre la mesa Sileoni en la reunión. La consecuencia más grave de ese abandono denunciada por los sindicatos fue la explosión de gas en agosto de 2018 en la Escuela 49 de Moreno, donde fallecieron la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez.

En la reunión, el Frente de Unidad Docente bonaerense (Suteba, FEB, Udocba, Amet y Sadop) mostró datos similares a los de Sileoni. De acuerdo con un registro que llevaron a cabo, subsisten inconvenientes en el suministro de gas en 400 establecimientos. En ese marco, reconocieron el «crecimiento inédito de la inversión y planes de infraestructura» de Kicillof. Con todo, reclamaron resolver los «problemas pendientes» y que la DGCyE haga un «seguimiento sobre las responsabilidades de los Consejos Escolares y de los Municipios que reciben el Fondo de Financiamiento Educativo y deben invertir en infraestructura». 

Las autoridades educativas informaron que el presupuesto para infraestructura está superando este año los 15.000 millones de pesos, según el comunicado del FUDB. De ese total, se destinaron para mejorar las instalaciones de gas 2.100 millones de pesos. Además, Provincia envió 375 millones a los Consejos Escolares para reparaciones y compra de artefactos y realizó 1.552 intervenciones en edificios escolares. 

El domingo, Kicillof cruzó a los dirigentes de la oposición de Juntos por el Cambio que buscaron sacar provecho político por la situación de escuelas sin clases en la provincia. El mandatario recordó que cuando Vidal dejó el gobierno eran 2.000 las escuelas con problemas de gas y que su gestión reparó más de 1.500. «Las que quedan las vamos a terminar antes del año que viene», se comprometió. «Nos comprometimos a ocuparnos de las cosas que faltan, lo estamos haciendo y no vamos a parar hasta que solucionemos todos los problemas de la provincia», concluyó Kicillof.