Un rechazo general se generó alrededor de los dichos pronunciados por Carlos Rosenkrantz, vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, quien sostuvo que los magistrados que conducen el máximo tribunal «no entienden de necesidades y no creen en ampliar derechos». La expresión fue tomada como un gesto político del perfil ideológico que encarna la actual conformación del máximo estamento de la justicia argentina y no tardó en recibir respuestas.

Legisladores, funcionarios y diversos actores políticos decidieron salir a responder la frase antiderechos que Rosenkrantz profirió en un discurso en el marco de la inauguración del año académico de la Escuela de Pregrado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Allí, el número dos en la conducción de la Corte Suprema manifestó en sus palabras un claro perfil antiperonista, donde negó las desigualdades sociales, denostó al «populismo» y decidió parafrasear de manera despectiva la famosa frase de Eva Duarte «Donde hay una necesidad nace un derecho».

«El populismo es relativamente insensible a la cuestión del costo que involucran las reformas que propone. Esto es así porque la urgencia del cambio solo es posible cuando los costos del cambio no son explícitos o quiénes pagarán esos costos», expresó Rosenkrantz, y a continuación hizo la afirmación que de inmediato generó polémica.

«Esto se sintetiza de modo patente, por ejemplo, en una afirmación muy insistente en mi país, que yo veo como un síntoma innegable de fe populista, según la cual ‘detrás de cada necesidad, nace un derecho’», dijo el juez, y agregó: «No puede haber un derecho para cada necesidad, sencillamente porque no hay suficiente recursos para satisfacer todas las necesidades».

Las contestaciones comenzaron a aparecer a lo largo del jueves. Funcionarios como el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, o su par de Justicia, Martín Soria, decidieron pronunciarse en redes sociales y declaraciones públicas. «Jueces privilegiados, que hablan, piensan y aplican el derecho desde sus propios privilegios. Esta es la Corte que algunos defienden. No entienden de necesidades y no creen en ampliar derechos», expresó Soria.

«No nos asombra. El vicepresidente de la Corte expresa el corazón de la doctrina liberal. Dando vuelta una frase emblemática de Eva Perón que para el movimiento peronista y para la mayoría de los argentinos, Rozenkranzt expresa lo que es un anhelo de todos de vivir de una vida plena y buscar la felicidad como cada uno quiera buscarla con el apoyo del Estado para tener las necesidades básicas satisfechas», agregó la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti.

«Absoluto repudio a estas retrogradas, peligrosas y nefastas declaraciones. Sí, donde hay una necesidad, nace un derecho. Siempre», manifestaron, por su parte, desde Frente de Todos de La Plata.

Mientras tanto, desde el mundo del derecho también hubo reacciones. «‘No puede haber un derecho detrás de cada necesidad’ (Carlos Rosenkrantz, ex abogado de Clarin, hoy vicepresidente de la Corte Suprema). Me parece muy claro que detrás de la necesidad de tener jueces decentes está el derecho de que Rosenkrantz no sea juez de nuestra Corte», fueron las palabras del ex juez de la Cámara Federal y figura en los procesos de Memoria, Verdad y Justicia, Carlos Rozanski.

En esa línea se pronunció también el juez de la Cámara del Trabajo de Córdoba y referente de Justicia Legítima, Rodolfo Zunino. «Una necesidad, un derecho. La Asociación Civil Justicia Legítima expresa estupor y repudio por las palabras vertidas por el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia Carlos Rosenkrantz en ocasión de brindar una conferencia en la Universidad de Chile el pasado 26 de mayo», indicó en redes sociales.