La actividad cultural atraviesa un momento de fuertes desafíos en la ciudad de La Plata. Tras dos años de pandemia que afectaron de manera crucial al circuito de la ciudad, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires busca reactivarla con una renovada agenda de propuestas para las y los artistas locales, mientras que a nivel municipal la desatención es cada vez mayor.

Las críticas a la gestión del intendente Julio Garro tomaron un nuevo eco esta semana ante el señalamiento realizado por la comunidad de editoriales independientes de La Plata, que manifestaron su preocupación por su exclusión de la Feria del Libro platense.

Una veintena de editoriales, librerías y espacios de gestión de literatura firmaron un comunicado donde informaron no solo acerca de su falta de participación en el evento, sino también de la ausencia de políticas públicas para fomentar a este sector de la actividad editorial, tras el golpe económico y productivo que significó la pandemia de covid.

«Quienes recorran los 95 stands no encontrarán a los y las libreras que día a día sostienen, en la ciudad y en la región, el entramado que se genera alrededor del mundo del libro. En los últimos años, las dificultades que venimos superando las librerías locales son innumerables. No solo la pandemia; también la situación económica, los aumentos de los alquileres y servicios públicos, los precios de los libros, entre muchísimos otros factores», expresaron las múltiples editoriales en su descargo.

En ese sentido, este jueves, el bloque platense del Frente de Todos tiene pautado impulsar un proyecto de preocupación por la modalidad de convocatoria a la cultura platense al evento. «Nosotros y nosotras coincidimos en que estos sectores no tienen que ser invitados sino protagonistas de la feria, incluso también para pensarla. Eso es poner en valor el patrimonio cultural de nuestra ciudad. Esto tiene que ver con la concepción misma de cómo pensar una feria del libro que ponga de manifiesto el compromiso con la ciudad», dijo a Contexto la concejal Ana Negrete.

Cabe recordar que las demandas del sector cultural hacia la gestión de Garro fueron reiteradas durante la cuarentena, ante la falta de respuestas a los múltiples espacios culturales de la ciudad que debieron cerrar sus puertas, como también a la comunidad de artistas que debieron cortar sus actividades. Desde entonces, el diálogo entre el sector y la Comuna fue casi nulo.

Mientras tanto, desde Provincia, el Instituto Cultural presidido por Florencia Saintout busca reactivar la actividad con fuerte foco en la capital bonaerense, donde la agenda se mantiene activa tanto en la zona céntrica como en los diversos barrios de la periferia. Solo en las últimas dos semanas, eventos como la Feria de Industrias Creativas o la convocatoria Maravillosa Música reavivaron el movimiento cultural local en diversos puntos de la ciudad.

En tanto, el último domingo se realizó la Fiesta Patria en Abasto, en el barrio platense homónimo, con motivo de celebración en la Plaza Virgen de Itatí (211 y 522) la fecha patria y el 131° aniversario de esta localidad, que justamente se festeja cada 25 de mayo. La jornada, que incluyó una chocolatada y juegos, contó en el escenario con la presentación de Darío Camaño, al que le siguieron Banda Juárez y un cierre con Raúl Ramírez (ex Granizo Rojo).

El evento se plegó a una serie de eventos que tuvieron lugar en la capital bonaerense como parte de los homenajes de la Semana de Mayo, que incluyó shows de Peteco Carabajal, Chango Spasiuk y Pedro Aznar, entre otros artistas. «Nuestro objetivo es poder llegar a todxs lados, queremos una gestión que esté presente en los teatros y en los museos pero también en los barrios», explicaron desde el Instituto Cultural.