Tal como viene ocurriendo desde hace tiempo, son cada vez más los sectores del radicalismo que se aglutinan en rechazo a la alianza con el macrismo que la conducción de la UCR mantiene intacta dentro de Juntos. En este caso, desde la ciudad de La Plata (donde este viernes tendrá lugar una nueva convención) vuelven a sonar voces de dirigentes, militantes y organizaciones que denuncian la «traición de las banderas históricas» del partico centenario y exigen la retirada de la coalición opositora.

El descontento ha sido permanente desde la mentada convención de Gualeguaychú, donde la UCR selló de manera definitiva su alianza con el macrismo, en el incipiente nacimiento de Cambiemos. Quienes entonces rechazaron la asociación del partido boina blanca con lo que se definía en su momentos como «la nueva derecha argentina» fue un quiebre para varios sectores de la militancia, que declararon su alejamiento de la plana conducida por figuras como Mario Negri y Alfredo Cornejo.

«No existe el radicalismo bajo esta conducción. El radicalismo se convirtió en un apéndice del PRO, que no tiene rumbo definido, que sigue los preceptos del PRO, y sigue mamando lo que el PRO le tira. Es decir, somos unos mendigos del PRO», fue la dura definición del dirigente Claudio Rovella, en diálogo con Contexto.

«Garro dejó abandonada a la periferia. Allí viven seres humanos y no podés abandonarlos. Garro se dedicó a poner palitos amarillos, pintar de amarillo la franja de la calle y nada más. No veo gestión. Nosotros nos caracterizamos por militar en barrios donde hay necesidades. En esos barrios te das cuenta que no hay cloacas, no hay zanjeo. Parece primitivo pero es algo básico para que no se inunden las calles, por ejemplo», agregó el dirigente radical.

Rovella, junto a otros actores históricos del radicalismo platense, como Carlos Cattáneo y Antonio Salvatori, son algunos de los nombres que en la capital bonaerense exigen un cambio de rumbo inmediato respecto de la hegemonía PRO, cuya cara visible en la ciudad es el intendente Julio Garro. «El partido le prestó casi toda su estructura al PRO y el señor Garro le quitó todo, los comités están cerrados. Nosotros ya venimos pregonando desde hace rato que no podemos ser aliados de un partido que está en las antípodas de nuestra ideología», expresó.

«Se aprobó una alianza con un partido [PRO] que nada tiene que ver con nuestros principios y doctrina. Nos opusimos, nos oponemos, y militamos para que se revierta dicha decisión. Debemos volver a aquella metodología de acercamiento con la gente y los afiliados, visitando, escuchando y proponiendo», es la declaración que comenzó a difundir Dignidad e Intransigencia, en vísperas de la convención donde se reafirmará la lealtad al macrismo.

«El radicalismo pasó a ser una línea interna de Cambiemos. Arriaron las banderas a cambio de cargos. El PRO, que es Garro acá en La Plata, puso dinero para votar una lista. Entonces, esto viene desde arriba. El radicalismo le sirvió de estructura al macrismo y la conducción de Ernesto Sanz tiró el radicalismo a menos. Ahora vemos cómo crece una figura como Javier Milei, que puede venir a Cambiemos», dijo a Contexto Antonio Salvatori, referente de Dignidad e Intransigencia.

Por otro lado, otro grupo de organizaciones también decidió hacer saber su descontento con la ratificación de la alianza UCR-PRO que se espera sellar este viernes en la convención. Sectores como Herederos de Alem, Encuentro Radical de Intransigencia Alfonsinista, Juventud Rebelde Alfonsinista, Boina Blanca de La Plata y Línea Doctrinaria 24 de Septiembre firmaron un comunicado donde ratifican el rechazo a la alianza con el PRO.

«La UCR no puede continuar en Juntos por el Cambio, en una coalición anti-natura que no respeta sus raíces ni los principios históricos del ideario radical», expresaron las organizaciones a través de un comunicado donde remarcaron su rechazo de plano a «cualquier tipo de alianza con partidos que promuevan el neoliberalismo y políticas de exclusión social y estructural para nuestro pueblo».