El Secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, se reunió este lunes con cámaras empresarias y asociaciones molineras para avanzar en la implementación del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, creado por el Gobierno nacional con el objetivo de desacoplar los precios y evitar que la volatilidad internacional impacte sobre el mercado doméstico. 

El fondo, que ya fue implementado y actualmente existen inscritos en el esquema, busca compensar a las empresas con un subsidio para alcanzar un precio similar al internacional pero colocando la producción en el mercado interno. 

Durante la reunión, las cámaras que participaron mostraron interés en el fondo, pero pusieron reparos con el objetivo de conseguir reconocimientos a las particularidades productivas del sector y un mejor precio final de la bolsa de harina industrial. 

Ese último pedido, cabe destacar, se produce en el marco de un nuevo salto del precio del trigo a nivel internacional por el cierre de la exportación del cereal en India, que alcanzó subas superiores a los 25 dólares en la Bolsa de Chicago. 

Actualmente, bajo el esquema del fideicomiso que creó el Gobierno, la bolsa de harina 000 de 25 kilos tiene un costo de 1.150 pesos, contra los más de 2.000 que cuesta por fuera del esquema. 

“Este mecanismo de compensación subsidiará los precios del pan, pastas y cualquier otro producto derivado del trigo en todo el país”, expresó luego de la reunión Roberto Feletti, y añadió que “el fondo ya se encuentra en la etapa final para su implementación con las primeras empresas adheridas, que destinarán los subsidios recibidos a reducir la volatilidad de los precios de este consumo esencial para los argentinos y argentinas”. 

“Seguimos trabajando para ampliar su alcance y que los panificados lleguen a precios cuidados a la mesa de todas las familias”, dijo el funcionario. 

Feletti estuvo acompañado en el encuentro por el  subsecretario de Políticas para el Mercado Interno, Antonio Mezmezian. Por el sector empresarial, estuvieron presentes Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM); Oscar Marino, titular de la Asociación de Pequeñas y Medianas Industrias Molineras de la República Argentina (Apymimra); y Oscar Marino, presidente de la Cámara Industrial Molinera (CIM). 

Cifarelli sostuvo que la Federación Argentina de la Industria Molinera, si bien no coincide con la medida, resolvió “liberar a los empresarios y que cada uno tome la decisión que crea correspondiente”. “El que participa tiene la obligación por resolución de la Secretaría de Comercio Interior de vender a los precios que dice la resolución. Y el que no participa no va a recibir ninguna compensación, paga [la tonelada d]el trigo a los $ 46.000 que tiene hoy y vende la harina en función del precio que paga”, explicó.