El INDEC dió a conocer el jueves el índice de precios al consumidor de abril, que, si bien desaceleró la suba, siguió con registros altos y cerró con una suba del 6 %. En términos interanuales, el índice alcanzó los 58 puntos porcentuales, la cifra más alta en los últimos treinta años, superando el récord que había establecido el macrismo en mayo de 2019 (57,3 %). 

Con la suba de abril, la inflación acumula en los primeros cuatro meses del año un 23,1 %. 

El rubro que encabezó las subas fue nuevamente Prendas de vestir y calzado, con un 9,9 % (el mes anterior había registrado un 10,9 %), seguido por Restaurantes y hoteles (7,3 %) y Salud (6,4 %). La división que mayor incidencia tuvo en todas las regiones fue la de Alimentos y bebidas (5,9 %), producto del aumento de Carnes y derivados; Pan y cereales; y Leche, productos lácteos y huevos. 

Durante abril volvió a incrementarse también la inflación «núcleo», que releva los productos que no tienen regulación del Estado ni incidencia estacional. El IPC Núcleo tuvo un alza del 6,7 %, mientras que los regulados y los estacionales sufrieron alzas del 3,9 y 5,4 %, respectivamente. 

«Una de las causas de la inflación que hoy tenemos deriva del aumento global de precios que trajo este conflicto (Rusia y Ucrania). Atendimos este problema en cada país que visitamos y en paralelo adelantamos los aumentos del salario mínimo vital y móvil. Seguimos trabajando para desacelerarla», dijo luego de conocerse el dato el presidente Alberto Fernández, que se encuentra en una gira por distintos países de Europa. 

Más temprano, en una conferencia de prensa, el mandatario había adelantado que el Gobierno no estaba conforme con el índice, pero se mostró confiado en el programa económico del ministro Martín Guzmán. 

«El programa económico va a ayudar a desacelerar la inflación. De eso estamos seguros. No estamos conformes ni contentos con los índices de inflación que tenemos hoy en Argentina. Lejos estamos de estar contentos. Debemos seguir trabajando en eso», afirmó. 

Asimismo, consideró que «estamos creciendo mucho en la economía, estamos generando muchos nuevos trabajos formales, pero nos está costando mucho corregir la distribución del ingreso». También analizó que un porcentaje alto del incremento de precios se debe a la suba de los precios internacionales de las materias primas y los alimentos, y expresó: «Esa otra causa, que es la causa externa, no la manejamos nosotros. La inflación es muy dañina porque daña a los sectores menos pudientes. La inflación es el impuesto que se les cobra a los que viven de un sueldo. Y, por lo tanto, debemos rápidamente parar este tema. Como es parte de mi preocupación, se lo quise plantear a los que son actores del conflicto. Para que entiendan la dimensión del problema».