Tras un acuerdo entre el oficialismo y la oposición, la Cámara Baja vuelve al recinto con un temario acordado entre las dos fuerzas en el que se tratarán los proyectos de una nueva ley de VIH, cannabis medicinal y cáñamo industrial y la prórroga del blanqueo previsto en la Ley de Régimen de Incentivo a la Construcción. A estos proyectos, presentados por el oficialismo, se le suma un pedido de Juntos por el Cambio que trajo arduas negociaciones: la boleta única de papel.

Vale destacar que el Frente de Todos había convocado a una sesión especial para discutir los proyectos de VIH, cannabis y régimen de incentivo a la construcción, que obtuvieron dictamen el martes. Paralelamente la oposición había presentado su propio temario,que incluía la boleta única de papel, el cual aún no pasó por comisiones y que, de aprobarse, debería ser «sobre tablas» con dos tercios de los votos.

En este marco, tras los reclamos de la oposición, habrá un temario único que incluirá todos los proyectos y desde las 11:30 de la mañana diputados y diputadas darán inicio a una sesión que promete ser maratónica.

El primero de los proyectos será la boleta única de papel, iniciativa que no sería acompañada por el Frente de Todos. El proyecto busca modificar el Código Nacional Electoral para poder dar uso a la boleta única de papel en las categorías nacionales: presidente, vicepresidente, senadores y diputados nacionales. Modalidad que ya fue adaptada por algunas provincias argentinas.

En tanto, el proyecto de cáñamo industrial llega con fuerte impulso del Gobierno nacional a través del Ministerio de Producción. La iniciativa busca promover la industria del cannabis y el cáñamo industrial, mecanismos de autorización para los productores y comercializadores, y estrategias de seguridad, fiscalización y trazabilidad en la cadena. En ese sentido, busca brindar un marco regulatorio para la inversión pública y privada, contemplando también la actual ley de cannabis medicinal.

Por otro lado, se tratará el proyecto de ley que prorroga durante 180 días, y por única vez, la vigencia del Régimen de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y acceso a la Vivienda, que establece beneficios fiscales.

Asimismo, se tratará el proyecto de VIH, hepatitis, tuberculosis e infecciones de transmisión sexual que fue presentado en marzo por cuarta vez, en esta oportunidad, con el respaldo de todos los bloques.

Esta iniciativa busca ser una instancia superadora a la actual normativa, sancionada en 1990, con un cambio de paradigma enfocado en los derechos humanos. Según explica la organización Ciclo Positivo, parte del Frente de organizaciones, a diferencia de la ley vigente (Ley N° 23.798), sancionada treinta años atrás, el actual proyecto «tiene un enfoque de género y de derechos humanos para asegurar los derechos y garantías inherentes a la condición humana para todas las personas con VIH, hepatitis, TBC e ITS». En ese marco, la iniciativa «pone en el centro de la escena los determinantes sociales de la salud y la eliminación del estigma, la discriminación».

Para avanzar hacia el cumplimiento efectivo de los derechos y la no discriminación, el proyecto propone la eliminación de la prueba preocupacional para diagnosticar estas enfermedades; la producción pública de medicamentos y el acceso universal, oportuno y gratuito a los mismos; la capacitación y promoción dentro del sistema de salud para acompañar a las personas diagnosticadas; la provisión de tratamientos y servicios para quienes nacieron con VIH y la promoción de la investigación. Asimismo, la creación de dos entes: una Comisión Nacional de VIH, hepatitis, TBC e ITS que reúna a organismos estatales y organizaciones de la sociedad civil y un Observatorio Nacional de Estigma y Discriminación bajo la órbita del INADI para visibilizar, documentar, disuadir y erradicar las vulneraciones a los derechos humanos de las personas con VIH, hepatitis, TBC e ITS.

Además, el proyecto hace hincapié en el desarrollo de programas destinados a la prevención, «teniendo en cuenta las desigualdades, discriminaciones que sufren las mujeres», apostando a la construcción de una nueva ley con perspectiva de género.