En medio del clima de tensión que se inició con la polémica conformación del Consejo de la Magistratura días atrás, el oficialismo en el Senado dio comienzo al debate por la integración de la Corte Suprema de Justicia de la Nación con cuatro proyectos bajo análisis en la Comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia de la Cámara Alta. 

Las cuatro iniciativas comparten el espíritu de ampliar la actual conformación del máximo tribunal del país, con diferencias en los números. Además, todas agregan la necesidad de elaborar un esquema de representación paritaria entre hombres y mujeres y que respete el federalismo, con candidatos que representen a todas las regiones del país. 

La oposición, por su parte, adelantó que no participará de la discusión ni aportará un dictamen propio por considerar la discusión una maniobra del oficialismo para controlar la Justicia. 

Actualmente, tras la renuncia de Elena Highton de Nolasco, la Corte solo cuenta con cuatro integrantes: Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti. 

Sobre la hora, antes del comienzo de la reunión de la comisión, la senadora neuquina del Frente de Todos, Silvia Sapag, presentó el cuarto de los proyectos elaborados por el oficialismo y sus aliados. En él, además de proponer la ampliación a quince integrantes, con paridad de género y representación federal, pide que se pongan en consideración los antecedentes laborales de los candidatos, sus cualidades para el cargo y los posibles clientes que hayan tenido en sus trayectorias para evitar conflictos de intereses. 

«No solamente hablo de la cantidad de miembros de la Corte, sino también de las cualidades de los miembros y cuáles tienen que ser sus acciones para que la justicia que impartan sea realmente justicia», explicó la senadora. «También establezco que deben pagar sus impuestos como lo hacemos todas las personas, y tienen que exponer para su elección toda su vida profesional y comercial: tienen que contar cuáles son sus empresas y qué clientes tienen en sus estudios jurídicos», agregó. 

El puntano Adolfo Rodríguez Saá volvió a presentar un proyecto de ampliación del número de jueces de la Corte, como había hecho en oportunidades anteriores. En su propuesta, el número se elevaría a nueve integrantes. El ex gobernador de San Luis dijo que no se trata un capricho del actual oficialismo, y consideró que «es un momento oportuno para solucionar un problema que la Argentina arrastra desde 1860». 

Otro aliado del oficialismo con una iniciativa propia fue el neuquino Alberto Weretilneck, que propuso llevar a dieciséis el número de cortesanos. El senador cuestionó la actual falta de representación de las provincias en la Corte, y criticó también la postura de la oposición. «Solo los que quieren sostener el statu quo buscan como excusa la inoportunidad de algo», afirmó. 

Finalmente, la senadora riojana y aliada circunstancial del oficialismo, Clara Vega, apuntó a la paridad de género como condición para la nueva conformación del tribunal, sin importar el número de integrantes.