Desde hace meses que las diferencias entre los diferentes sectores del Frente de Todos quedaron manifestadas de manera pública. Uno de los principales puntos de debate se centra en el perfil económico adoptado por el ministro Martín Guzmán, punto que tomó su mayor algidez en el cierre de negociaciones entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional. Esta semana, varias voces del oficialismo hicieron oír su descontento con el plan del titular de Economía.

«Desde el ministerio de Economía no se tomaron medidas distributivas», fueron las recientes declaraciones de la senadora nacional Juliana Di Tullio a la prensa. Las palabras de la legisladora llegaron en sintonía con similares señalamientos de referentes claves del Gobierno.

«Evidentemente algunos funcionarios no caminan por las mismas calles que camino yo. Porque la gente la sigue pasando mal. Si vos no le serviste a la mayoría del pueblo, lo que se espera son actitudes menos egoístas», agregó la senadora Di Tullio, en referencia a los principales embates que preocupan al oficialismo en referencia a la situación económica del país. Problemáticas como la inflación, la presión de los grandes sectores de la industria alimentaria y los paulatinos aumentos de tarifas son algunos de los elementos que más discordia han generado.

En tanto, puertas adentro del Frente de Todos, continúan las discusiones sobre la pérdida de confianza que comenzó a provocar en la opinión pública la falta de resultados visibles por parte del equipo económico de Alberto Fernández. En ese marco, la situación divide aguas entre el perfil fundacional y el rumbo que comenzó a adoptar durante el último año.

«La verdad es que lo que no puede pasar es que el jefe de la coalición sea el ministro de Economía. Es bastante extraño lo que ha ido ocurriendo y no era el espíritu original. No puede toda la coalición ser rehén de alguien que objetivamente no tiene representatividad», fueron las declaraciones del ministro de Desarrollo Comunitario bonaerense, Andrés «Cuervo» Larroque, quien en los últimos días dejó fuertes críticas hacia la cúpula de Casa Rosada.

«Las políticas que nosotros podemos desarrollar en nuestros ministerios tienen que ver con contención, pero la modificación estructural se hace a partir de la política económica. Me parece que ahí tenemos que ir a fondo con más claridad, no tener miedo y no tener preocupación de enfrentar intereses y poder resolver los problemas de los argentinos. No lo tengo que decir yo, es evidente», señaló Larroque días atrás, en el marco del acto de lanzamiento del plan MESA bonaerense, orientado a desarrollar asistencia alimentaria a los sectores del Gran Buenos Aires, donde la crisis económica generó más estragos.

Quien coincidió con Larroque fue la jefa de bloque de Senadores bonaerenses del Frente de Todos, Teresa García, quien se plegó a los señalamientos a Martín Guzmán, en especial por la falta de modificaciones al modelo de acuerdo con el FMI, sobre todo en lo referente a políticas tarifarias.

«Hubo críticas al acuerdo con el FMI que en parte fueron saldadas por la votación, pero nuestra preocupación es cómo siguen los requerimientos sobre las tarifas y otras cuestiones», expresó García, y dijo que coincide «con Larroque en que hay que pegar un volantazo en las políticas económicas estructurales». «No podemos transformarnos en comentaristas de los aumentos de precios. En este momento no hay mucho tiempo para entrar en discusiones».

Asimismo, fue a fondo y sostuvo: «Me parece que Martín Guzmán cumplió una etapa, lo digo a título personal, no quiero comprometer a los otros legisladores, me parce que hace falta una mirada sobre el modelo económico distinto, si no, va a ser difícil».