En medio de las discusiones en torno a los nuevos miembros del Consejo de la Magistratura, el oficialismo sufrió una ruptura que, según alegaron, responde a «dos procedencias», por lo que ahora será un interbloque: el Frente Nacional y Popular por un lado y Unidad Ciudadana por el otro. La oposición rechazó la medida y acusó al Gobierno de querer más bancas en el Consejo de la Magistratura.

Hasta ahora, el bloque del Frente de Todos tenía 35 senadores, de los cuales 21 formarán parte del Frente Nacional y Popular, presidido por José Mayans, mientras que los 14 restantes serán de Unidad Ciudadana, con Juliana Di Tullio a la cabeza.

Así las cosas, el Frente Nacional y Popular estará compuesto por Guillermo Andrada, Daniel Bensusán, María Eugenia Catalfamo, Maurice Fabián Closs, Lucía Corpacci, Carlos «Camau» Espínola, María Teresa González, Ricardo Antonio Guerra, Edgardo Darío Kueider, Marcelo Lewandowski, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, Cristina del Carmen López Valverde, José Miguel Ángel Mayans, Sandra Mendoza, Gerardo Montenegro, José Emilio Neder, María Inés Pilatti Vergara, Antonio José Rodas, Adolfo Rodríguez Saá, José Rubén Uñac y Pablo Yedlin.

Unidad Ciudadana, en tanto, tiene un perfil más kirchnerista, con Carlos Alberto Linares, Mariano Recalde, Guillermo Snopek, Anabel Fernández Sagasti, Oscar Parrilli, Silvia Sapag, Claudio Doñate, Silvina García Larraburu, Nora del Valle Giménez, Ana María Ianni, Matías Rodríguez, María Eugenia Duré y Sergio Leavy.

Esta ruptura se da en medio de la negociación por los lugares en el Consejo de la Magistratura que se dividen entre la primera minoría y la segunda. Hasta ahora, el PRO, con 9 senadores, ocupaba este último puesto, pero con esta maniobra Unidad Ciudadana pasa a ser segunda minoría.

Parilli fue quien se refirió a esta situación y manifestó que esto refleja «la necesidad de mostrar una realidad política» diviendose entre quienes «vienen de Unidad Ciudadana y quienes responden a los gobernadores».

«Más allá de que somos un interbloque, estaban estas dos procedencias; por eso la decisión que se tomó», explicó Parrili esta mañana en declaraciones a FM La Patriada.

Asimismo, se refirió a las críticas de la oposición y aseguró que Juntos por el Cambio «intenta ver en los demás las acciones que ellos llevan adelante», y ratificó que se trata de «reflejar una realidad política».

«No debemos desviar la atención. Hemos sufrido un golpe de Estado institucional a un órgano como es el Consejo de la Magistratura por parte de dos jueces nombrados a dedo por Macri», dijo el senador.

Asimismo, se refirió a la maniobra del presidente de la Corte Suprema de Justicia y nuevo presidente del Consejo de la Magistratura, Horacio Rosatti, que «excede los límites de cualquier democracia», y consideró que «estamos frente a una Corte macrista para que no avance ninguna de las causas que hay contra él».

«Están al servicio de los intereses políticos de Macri para defender el espionaje que llevaron adelante. Ese es el objetivo del Consejo de la Magistratura, que no avance ninguna de las causas que le imputan», aseguró.