Este mediodía, antes de su reunión con dirigentes agropecuarios, el gobernador Axel Kicillof encabezó en la escuela Juan Vucetich, ubicada en Olavarría, el acto de egreso de los primeros 993 cadetes de la nueva Policía Rural, creada durante la pandemia.

Se trata de policías especializados en delitos y tipificaciones específicos establecidos en el Código de Contravención Rural, como el abigeato, la caza furtiva, el hurto de agroquímicos y la pesca ilegal. A su vez, contarán con camionetas 4×4 provistas para fortalecer el patrullaje, informó Provincia.

«A pesar de que 100 de los 135 municipios de la provincia tienen carácter rural, nunca se había impulsado la creación de un cuerpo específico para la seguridad en esos ámbitos», aseguró Kicillof. «Hemos llegado con la convicción de enfrentar los problemas y realizar las transformaciones profundas que requieren inversión, creatividad y mucho trabajo», añadió el mandatario.

Kicillof estuvo acompañado por los ministros de Seguridad y Desarrollo Agrario, Sergio Berni y Javier Rodríguez, respectivamente; la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez; el jefe de la Policía provincial, Daniel García; e intendentes de la región.

«Estamos llevando adelante una verdadera revolución en la formación de las y los policías mediante un trabajo riguroso que busca la profesionalización de nuestra fuerza», destacó Kicillof, y agregó: «Hemos hecho una inmensa inversión en equipamiento, infraestructura y capacitación para dar respuesta a la gran necesidad que tienen las y los bonaerenses en el terreno de la seguridad».

Fondo Municipal de Fortalecimiento de la Seguridad

El Gobierno bonaerense estableció hoy en el Boletín Oficial cuáles son los puntos claves del Fondo Municipal de Fortalecimiento. Se trata de una medida para reforzar la seguridad en la provincia a través de una suma que este año alcanzará los 7.000 millones de pesos.

Estos fondos se utilizarán en los municipios para la compra de patrulleros, refacción de comisarías, compra y colocación de cámaras de seguridad, sistemas de monitoreo y alertas, y otras obras de infraestructura que los intendentes consideren importantes para el monitoreo de la seguridad y la prevención del delito en sus municipios.