Tal como se desarrolló el martes en el Congreso, fue inaugurado el período 2022 de sesiones ordinarias en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, cuyo puntapié lo dio el gobernador Axel Kicillof con un discurso donde repasó las principales metas y objetivos de gestión. Fuerte hincapié en el mentado Plan 6×6, orientado al proceso de reactivación a seis años.

La jornada inició con la intervención de la vicegobernadora, Verónica Magario, quien pidió un aplauso en reconocimiento a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, presente en el recinto, como también lo hizo con los máximos magistrados de la Suprema Corte provincial, con el exgobernador Felipe Solá, y con el exvicegobernador Daniel Salvador. Pasadas las 18:30, Kicillof inició su discurso, donde realizó un repaso de los últimos dos años de gestión y las expectativas de cara al futuro.

Antes de iniciar su presentación, pidió un minuto de silencio en memoria tanto de las víctimas de la pandemia como de los caídos en la Guerra de Malvinas y para la población que está siendo afectada por el actual conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Asimismo, solicitó un aplauso para las y los trabajadores de salud, seguridad y bomberos que trabajaron en la lucha contra la covid.

«Iniciamos la gestión con el mandato de revertir cuatro años de deterioro», afirmó Kicillof, y se refirió a las declaraciones de emergencia en seguridad y salud penitenciaria, social, económica, productiva, energética y de vivienda, entre otras, en el inicio de la pandemia. «No se trata de echar culpas, sino de recordar de dónde venimos y hacia dónde queremos ir», dijo.

«Por estos días se cumplen dos años de la irrupción de la pandemia. El contexto que deja esta trágica enfermedad global es la de un mundo más pobre y más desigual. No mejoró el mundo esta pandemia. Sobre este mundo se configura un escenario de conflictividad. En síntesis, nos toca un tiempo duro y de incertidumbre. Hoy resulta cada vez más necesario fortalecer las instancias públicas de protección social y promoción de nuestras capacidades estatales. Vamos a salir con más Estado, no con menos Estado», agregó el mandatario.

El avance en inversiones en el sistema sanitario, incluido el plan de vacunación, fue uno de los principales hitos de gestión que repasó Kicillof en su discurso, en un marco que encuentra a la provincia en desarrollo de la «nueva normalidad», con presencialidad escolar, laboral y recreativa.

«Se hizo la inversión sanitaria más grande de la historia de la provincia. De esta manera, pero gracias a la responsabilidad y solidaridad de nuestro pueblo, pudimos evitar un colapso sanitario. Pusimos en marcha el plan de vacunación público y gratuito más grande de la historia para recuperar los derechos que la pandemia nos había quitado», expresó el mandatario.

«Venimos de seis años muy duros, en los que la gente fue expuesta a políticas neoliberales y luego al miedo e incertidumbre producidos por la pandemia. Por eso, vamos a destinar todos nuestros recursos y esfuerzos a reparar, reconstruir y transformar», expresó.

En cuanto a las medidas que impulsa el Gobierno de cara a la reactivación, Kicillof anunció que se pasará de 2.500 millones a 3.500 millones de beneficiarios del boleto estudiantil. Asimismo, anunció la creación de un módulo especial del servicio alimentario escolar para llegar a dos millones de familias.

En cuanto a las próximas medidas, también anunció: «Vamos a enviar un proyecto para transferirle a la provincia la titularidad de las tres empresas del Banco Provincia. El grupo asegurador va a ser estatal, pero será de propiedad del Estado bonaerense».

En tanto, a partir de este jueves se lanza la Cuenta DNI 13 a 17. «Todos los jóvenes entre trece y diecisiete años van a poder abrir sus cajas de ahorro y manejarlas desde su celular. Se les va a poder pagar el programa Progresar de manera íntegramente digital», explicó el mandatario.

Por otro lado, envió un gesto también al accionar en el último año de la oposición política, a la que destacó por tener una «participación constructiva» a la hora de votar leyes como la de presupuesto y la impositiva. Asimismo, se refirió al acuerdo logrado en leyes como la de reelecciones indefinidas. «No hay reelección indefinida, pero había que zanjar cuál debía ser considerado el primer período», aclaró el gobernador.

 «La provincia es el corazón productivo de la Argentina. Representa el 39 % de la población y el 35 % del PBI, pero también es el 50 % de la industria manufacturera y el 40 % de la actividad agropecuaria. Cuando la crisis económica por causa de políticas neoliberales generó una fuerte caída de nuestro PBI, la pandemia la profundizó. Hoy podemos decir que se recuperó completa la caída de la pandemia».

Entre los puntos destacados sobre el trayecto de los últimos dos años, también se centraron en obra pública y vivienda. El gobernador hizo hincapié en las obras de infraestructura vial y destacó el trabajo en las rutas provinciales 6 y 11, además de que anunció que la próxima semana sale a licitación la circunvalación en Mar del Plata. «Al convertir la ruta 11 y la ruta 56, en el que reconozco que el Gobierno anterior había comenzado los trabajos con 17 kilómetros concluidos, hoy se completaron 58 kilómetros de autovía en un año y medio, con pandemia y trabajando contrarreloj. Esto, como resultado, tiene una reducción drástica en los choques de frente», manifestó.